El oficialismo venezolano afirmó ayer que más del 40 % de las firmas entregadas por la oposición para activar un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro serían “fraudulentas”, mientras crece la tensión interna en ese país.

El polémico conteo fue entregado por Jorge Rodríguez, jefe de una comisión designada por el mandatario chavista para monitorear el proceso que impulsa la oposición.

“Calculamos que más del 40 % de las firmas generan eventos ajenos al reglamento electoral y, por lo tanto, son fraudulentas”, aseguró.

El directivo también cuestionó el “valor jurídico y administrativo” del trámite para activar el revocatorio, e insistió en que “no dan los lapsos” para celebrar este año la consulta que exige la oposición.

El 2 de mayo, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) entregó 1,8 millones de firmas al Consejo Nacional Electoral (CNE), nueve veces más de las requeridas para solicitar la activación del referendo.

El diputado opositor Julio Borges anunció que este martes delegados de la entidad se reunirán con directivos del CNE para dialogar sobre la puesta en marcha del proceso.

“Ese mismo día tiene que haber una respuesta muy clara de cuándo y dónde todos los venezolanos que firmaron pueden ir a verificar su huella digital”, precisó. “Tendremos este año referendo revocatorio. No hay manera de que ese proceso no se dé”, desafió.

El CNE anticipó, en tanto, que la revisión de las rúbricas finalizará el próximo jueves. Una vez concluido el proceso de verificación, el organismo podría fijar fecha para el acto de votación.