El Primer Tribunal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional varió hoy la medida de prisión preventiva de tres meses que pesaba contra los jueces suspendidos Awilda Reyes Beltré y Francisco Arias Valera, acusados de prevaricación y soborno, a quienes concedió cumplir la pena en arresto domiciliario.

Tras siete horas de deliberación, el juez de instrucción especial Antonio Sánchez Mejía tomó esta decisión al considerar que el Ministerio Público no logró demostrar que la investigación podría verse perjudicada con la excarcelación de los imputados.

Los representantes legales de los acusados, por su parte, pusieron de manifiesto ante el juez que sus clientes poseen suficiente arraigo para presentarse a todas las audiencias y no sustraerse del proceso.

En este sentido, el abogado de Arias Valera, Carlos Balcácer, presentó una titulación de propiedad de su defendido y se ofreció como garante para que se varíe la prisión de su defendido.

Para Balcácer, la decisión judicial constituye una derrota para el Ministerio Público y consideró que "es un premio que en el día del abogado descanse en mi responsabilidad el mantenimiento de una conducta judicial acorde con la acusación".

En el caso de Awilda Reyes serán sus padres los que actuarán como garantes, según explicó su abogado, Harold Echavarría, durante la audiencia, en la que puso de manifiesto que la petición de variación de la medida responde a que tiene dos hijos menores que dependen exclusivamente de ella.

El Ministerio Público había solicitado que se declarase inadmisible la instancia que presentaron los imputados.