Ricky Martin, quien aceptó públicamente su homosexualidad en 2010, se expresó en su cuenta de Twitter y después publicó dos conmovedoras fotos en su Instagram.

El puertorriqueño posteó una foto de dos hombres abrazándose, portando unas coronas y junto a la imagen escribió: “Por aquellos que lo único que querían era bailar. #PrayforOrlando”.

Con la segundo foto que publicó, Ricky Martin mandó un mensaje más fuerte ya que en ella pide un alto al odio. En la imagen vemos al cantante con las manos atadas, cinta en la boca, y con la leyenda “NO H8” (NO HATE, ODIO) en la mejilla izquierda.

Horas antes, Martin había escrito en su cuenta de Twitter: “Soy gay y no tengo miedo. El amor conquista todo”, escribió junto al hashtag #PrayForOrlando. A estas palabras se le sumaron “el fácil acceso a las armas en los Estados Unidos promueve crímenes de odio e intolerancia. ES HORA DE QUE EL CONGRESO ACTÚE”.