En un discurso de defensa a la labor de la Junta Central Electoral (JCE) en torno a unas elecciones que todavía arrastran secuelas de reclamos e inconformidades, el presidente del organismo, Roberto Rosario, responsabilizó anoche de la mayoría de las deficiencias registradas a quienes exigieron  una variación al plan concebido de conteo electrónico de votos.

“Impusieron la vuelta a la manualidad, al conteo manual de los votos, que no estaba contemplado en la planificación estratégica electoral. En días, el equipo técnico de la JCE se vio obligado a crear dos sistemas paralelos de conteo, transmisión y cómputo electoral, echando abajo un proceso de más de dos años de trabajo, poniendo en serio peligro y riesgo la realización misma de las elecciones”.

En sus argumentos, recurrió a parte del informe de una de las organizaciones más críticas con el proceso, Participación Ciudadana, para resaltar que los datos remitidos por los escáneres de las boletas “en casi la totalidad” no produjeron diferencias con los resultados de los conteos manuales.

Sobre estas objeciones de la oposición, que fue la que expresó dudas sobre los dispositivos técnicos, Rosario sostuvo que “esta actuación injustificada, como se demostró posteriormente, sin sentido, de los partidos políticos, asestó un duro golpe al proceso”.

¿Intento de complot?

En su discurso de una hora, transmitido por el canal 9 de Color Visión, y sin ofrecer detalles, el presidente de la JCE denunció que hubo “intentos reales de hacer colapsar” las elecciones. “Incluso, algunas mentes muy creativas daban como un hecho que a las 3:00 de la tarde sería necesario interrumpir el proceso de votación y fijar una nueva fecha”, agregó, en su mensaje grabado y aparentemente con asistencia de un tele pronter.

Responsabilizó además a figuras políticas, que a su juicio no se prepararon para un juego democrático, de las actas que quedaron incompletas y de la lentitud para ofrecer los resultados.

De manera específica, lo atribuyó al asedio, amenazas y agresiones de parte de candidatos y de delegados de partidos políticos, que perturbaron la concentración y la tranquilidad de los integrantes de colegios electorales, primero, y de las Juntas Electorales después.

A continuación citó decenas de casos, como en Santo Domingo Norte, donde “el hogar de la presidenta de esta Junta recibió varios impactos de bala” por lo que se vió obligada a abandonar su casa junto a su familia. “Las fuerzas involucradas (...) jugaron al caos y al desorden, a impedir que hubiera resultados ciertos y a tiempo”, agregó Rosario, flanqueado por las banderas Dominicana y de la JCE, desde un podio de madera con el Escudo Nacional tallado. Detrás, un cuadro con el padre de la Patria, Juan Pablo Duarte.

Explicó que, emitidos los resultados finales preliminares, corresponde ahora al Tribunal Superior Electoral (TSE) conocer todas las listis de las que ha sido apoderado y, luego de esto, la JCE producirá el boletín final definitivo.

“Les doy garantía y seguridad que el contenido esencial de las actas levantadas en cada uno de los colegios y juntas electorales es la expresión de lo marcado por los ciudadanos en cada boleta”, proclamó.