El portavoz del Gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, consideró hoy una "imprudencia" política la decisión del Ministerio de Cultura de entregar este año el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña al Nobel de Literatura hispano-peruano, Mario Vargas Llosa.

A la vez, dijo que es comprensible la indignación expresada por distintos sectores de la población, debido a lo "desconsiderado" e "irrespetuoso" que fue el autor con el país tras la sentencia 68-13 emitida en 2013 por el Tribunal Constitucional (TC) dominicano y que afectaba a los descendientes de haitianos indocumentados.

En una entrevista en el programa D' Agenda, que se transmite por el canal 11, Rodríguez Marchena opinó que todo parece indicar que el jurado que otorgó el premio a Vargas Llosa actuó con independencia de criterios.

Por esta razón, consideró, que habría que preguntar al ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, si los integrantes del jurado podían actuar con independencia del Ministerio como tal, o si la institución intervino en su conformación, quién lo seleccionó y cómo eso se manifestó en la cartera.

Asimismo, agregó que, particularmente, la llamó la atención que la concesión del premio porque, según opinó, "aunque el señor Vargas Llosa tiene todo el mérito literario posible, cometió la imprudencia y el irrespeto de acusar a los dominicanos de ser los parias del Caribe", según la entrevista.

El portavoz del Ejecutivo aseguró que ninguna nación en el mundo ha hecho más por Haití que la República Dominicana, y por lo tanto es este país el que recibe el impacto de los constantes conflictos e inestabilidades que se viven en el vecino Estado.

"Yo creo que podría entenderse de parte de ese jurado como una situación que le ha tirado al gobierno de la República Dominicana, sin necesidad", deploró.

Preguntado sobe el jurado con premiar a Vargas Llosa "le había echado un vaina al gobierno", Roberto rodríguez Marchena respondió que en buen dominicano podría decirse eso.

Asimismo, señaló que el tema migratoria había salido de la agenda, "por lo que volver a traerlo, cuando ya la República Dominicana había mostrado hasta la saciedad tanto a los críticos de un lado como de otro de que el país había dado una respuesta humana y correcta, es algo que no se comprende".

"De modo pues que yo diría que desde el punto de vista literario fue una imprudencia política, con todo el respeto que me merezca el señor Vargas Llosa y con todo el respeto que me merezcan los señores miembros del jurado", reiteró.

Explicó que a veces los jurados son técnicos que manejan muy bien la literatura, pero quizás no manejan los aspectos políticos, "pero ellos tienen que darse cuenta que hay un pueblo, vale decir el pueblo dominicano que está en todo esto, y que esto pudo haberle creado una zozobra, un desasosiego por este asunto", remarcó.

A la vez, dijo que hay que ver si la decisión de otorgar ese premio a Mario Vargas Llosa tuvo que ver con el Ministerio de Cultura, o el jurado fue independiente, y luego de seleccionado dicha institución tuvo que aceptarlo como tal.