Una nueva investigación ha descubierto que la dentadura de antiguos habitantes de Pompeya, Italia, tenía una mejor dentadura que la de la población actual.

Esto gracias a tomografías realizadas a cuerpos de más de 30 romanos que fallecieron por una erupción del volcán italiano Vesubio en el año 79 después de Cristo.

Luego de meses de investigación el descubrimiento más sorprendente fue el excelente estado en que se encontraban los dientes de estas personas, los investigadores atribuyen que esto se debe al bajo contenido de azúcar en su dieta.

"Los habitantes de Pompeya comieron un montón de frutas y verduras, pero muy poco de azúcar", dijo Elisa Vanacore, experta dental que forma parte de la investigación, al periódico británico "The Telegraph".

Gracias a los tomografías axiales computerizadas también se reveló que muy pocos sufrían de caries.

"Su dieta era equilibrada y saludable, similar a lo que hoy llamamos la dieta mediterránea", dijo Massimo Osanna arqueólogo a cargo de la investigación de los cuerpos.

Sin embargo, las investigaciones detallaron que los huesos de los fallecidos sufrían de deterioro debido a los altos niveles de fluoruro en el agua que bebían en Pompeya.