La semana pasada un adolescente fue hallado en Cleveland, Estados Unidos, después de 13 años de haber sido reportado como desaparecido en Alabama.

Julián Hernández se encontraba sano y salvo, sin embargo, ahora busca que su vida vuelva a la normalidad.

Durante un comunicado, el joven pidió a los medios que respeten su privacidad.

"¡En este momento, simplemente quiero ser normal!", declaró. "Quiero pasar el día como lo hice previo a esta semana, siendo solo un joven normal de 18 años de edad".

"Por favor, ya no quiero ser más el foco de atención, no más cámaras, no más periodistas que se filtren en mi escuela o se presenten en mi casa”, informó la televisora "CNN".

De acuerdo con "WVTM", las autoridades responsabilizaron a su padre Bobby Hernández del secuestro por lo que ya se presentarón cargos en su contra.

La semana pasada, las autoridades lo descubrieron cuando Julián quiso aplicar para las universidades y tuvó problemas con el número de Seguro Social que se había aprendido de memoria, por pedido de su padre.