La construcción de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, en la provincia Peravia, sigue generando cuestionamientos que a juicio de los representantes de esta entidad “no lucen tan transparentes”.

Ante esta situación, el vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Rubén Jiménez Bichara, considera que ya nadie debería estar cuestionando la opción carbón, puesto que sobran los elementos a favor de esta escogencia, que según afirma, desde sus inicios cumple con los más estrictos estándares en materia medioambiental, económica o de procedimientos de licitación pública.

Bichara afirma que gracias a costos de producción, de electricidad muy por debajo de los actuales costos de generación, Punta Catalina permite una reducción drástica de la dependencia del país de los derivados del petróleo, la cual caerá de 52.9% de la matriz hoy en día a 27.% en 2017, ya que, en el mismo tiempo, la generación a carbón se elevará al 24.% de la matriz en apenas tres años.

Asegura que las preocupaciones asociadas al uso del carbón deben de considerarse, en el caso de Punta Catalina, bajo los criterios de las normas locales e internacionales.