El Ministerio de Salud anunció hoy su intención de invertir alrededor de 500,000 dólares en la prevención y control de la tuberculosis en los centros penitenciarios, entre los años 2016 y 2018, para reducir así el impacto de esa enfermedad la población reclusa.

La directora del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis del Ministerio de Salud, Belkys Marcelino señaló que la inversión incluye la introducción de pruebas moleculares rápidas denominadas Xpert MTB Rif de alta sensibilidad diagnóstica (95 %) y resultados más oportunos, además de acceso a radiografía digital, para mejorar la detección de los casos de tuberculosis (TB) sensible y drogo resistente.

"La medida busca detectar los casos para garantizar la curación y lograr las metas planteadas en la estrategia Fin de la TB, en coherencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS)", explicó.

Un informe remitido al despacho de la ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, precisa que en la República Dominicana las personas privadas de libertad conviven en condiciones que varían desde adecuadas hasta extremadamente precarias.

En el sistema confluyen dos modalidades de gestión penitenciaria: un nuevo modelo, con 17 recintos; y el modelo tradicional, que gestiona 19 centros.

La prevalencia de TB en centros penitenciarios constituye un serio problema de salud, razón por la cual el Ministerio de Salud y el Ministerio Público han establecido medidas conjuntas para la prevención y el control de la enfermedad.

La profesional de la neumología informó que en el centro de reclusión de Higuey se realizaron pruebas a 42 internos sospechosos de padecer la enfermedad, de los cuales, uno fue confirmado mediante análisis clínico y desde hoy recibe tratamiento a cargo de la Dirección Provincial de Salud, en un espacio separado.

Como medida orientada a cortar la cadena de transmisión en los centros penitenciarios, asegura, se mantiene la vigilancia epidemiológica de la tuberculosis, búsqueda activa de casos sospechosos, la separación de casos positivos y la evaluación de los internos de reciente ingreso a cualquiera de los espacios para privados de libertad.

"Un personal capacitado dará los servicios de atención primaria en los 39 centros penitenciarios con un primer nivel de atención sanitaria, que incluyen las intervenciones de prevención y control de tuberculosis, y la coordinación con la red de servicios del Sistema Nacional de Salud", consigna la especialista en el informe.

La doctora Marcelino informó de que a finales del pasado 2014, unos 37 centros ofrecieron servicios anti tuberculosis y tuberculosis drogo-resistente.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) establece que la enfermedad en la República Dominicana muestra una tendencia a la reducción, y que en 2014 se registraron 60 casos por cada 100,000 habitantes.

En cuanto a la población reclusa, en 2014 se notificaron 272 casos de tuberculosis, lo que equivale al siete por ciento del total de los casos registrados en el país, de los que el 91 % se encuentran en los 19 centros penitenciarios del modelo tradicional.

En lo que llevamos de 2015, se ha reducido en un 50 % la mortalidad por dicha condición y otro tanto la prevalencia de la enfermedad en relación a 1990, de forma que el país cumple con las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Para el período 2015-2030 se espera que la República Dominicana logre una reducción del 90 por ciento en la incidencia de la enfermedad, así como una disminución del 95 por ciento la mortalidad.