El Ministerio de Salud Pública se apresta a emitir una resolución que obliga a los centros de salud del sistema público y a las clínicas privadas, a aplicar las reglamentaciones sobre la disposición y destino de los desechos orgánicos.

Mediante un boletín de prensa, la ministra Altagracia Guzmán Marcelino, explicó que la ley general de salud (42-01) y el artículo 1 del decreto 126-09, regulan de manera expresa el manejo de los desechos y residuos de salud, desde su origen hasta su destino final.

"En consecuencia, los centros públicos de salud, desde el primer nivel de atención hasta el hospital y la clínica privada más altamente especializados, están en el deber de clasificar los desechos en tres categorías, conforme a las características de cada uno", advirtió la ministra de Salud.

Dijo que las categorías son residuos infecciosos, especiales y comunes. Entre los especiales aplican los químicos y metales. Mientras, como comunes pueden clasificarse los biodegradables y los no infecciosos. Los desechos radioactivos también son reglamentados.

Guzmán Marcelino explicó que los desechos y residuos deben ser transportados adecuadamente y depositados en un destino final autorizado por la instancia pública competente, conforme indica el reglamento.

A tales fines en la actualidad operan con la debida autorización empresas privadas que prestan el servicio de transportación de esos desechos y residuos. Dichas empresas también hacen el tratamiento final especializado de los desechos infecciosos.

"Como ente rector, conductor y regulador, el Ministerio de Salud Pública emitirá una resolución en la que se consignará la obligatoriedad del cumplimiento de los mandatos del referido Reglamento", acotó Guzmán Marcelino.