Un grupo de salvavidas mató a un tiburón cuando lo sacaron del agua para tomarse selfies. Sucedió en cerca del hotel y casino Hard Rock, en Punta Cana, República Dominicana

En el video se puede ver cómo el grupo de salvavidas, acompañados por turistas, corren a la orilla y "pescan" al tiburón utilizando cuerdas y un flotador.

Quienes posaron junto al cadáver del animal

Quienes posaron junto al cadáver del animal

Facebook.com

Foto:

La pesca no está permitida en el hotel. Mucho menos, cuando el objetivo es tomar el animal para tomarse una fotografía, como se puede ver en una serie de imágenes publicadas en Facebook por Gary Stokes, quien se describe como un "activista y fotógrafo que intenta revertir los efectos negativos que estamos teniendo en nuestros océanos". 

La muerte del tiburón azul fue captada por turistas que se encontraban en la zona, los cuales no hicieron algo para evitar la muerte del animal. Incluso, algunos niños que estaban cerca también se fotografiaron con el tiburón. 

Incluso, algunos niños que estaban cerca también posaron

Incluso, algunos niños que estaban cerca también posaron

Facebook.com

Foto:

Stacy Sorino, vocera del Hard Rock Hotel explicó que la gerencia de este lugar ya está consciente del incidente y que se aplicarán "medidas correctivas" en contra de los empleados involucrados en la muerte del animal, de acuerdo al sitio "The Dodo". 

"Esto va totalmente en contra de nuestros estándares de protección de animales, así como de la protección de nuestros clientes", añadió la representante. 

El tiburón azul es una de las pocas especies que se mantienen siempre en grupos, por lo que este podría ser el caso de uno desorientado que terminó en la playa. Pueden nadar grandes distancias. Los machos miden de 1.82 a 2.2 metros de largo, mientras que las hembras llegan a medir de 2.2 a 3.3 metros. 

El caso de Argentina

Este caso recuerda cuando, a principios de año, un grupo de turistas den Argentina encontraron y sacaron a un delfín del agua también el con único objetivo de tomarse selfies. Sucedió en la playa de Santa Teresita, al norte de la provincia de Buenos Aires. 

El delfín fue pasando de mano en mano hasta que falleció. Este caso provocó indignación a nivel mundial.