Bernie Sanders no reconoce su derrota, pero ha adoptado un tono más conciliador al expresar su voluntad de trabajar junto a Hillary Clinton, que será la candidata demócrata a la Casa Blanca, para vencer Donald Trump en los comicios de noviembre.

Tras reunirse durante una hora con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, Sanders –que no se refirió a sus conversaciones con el mandatario– tendió la mano a Clinton.

“Estoy impaciente por reunirme con ella próximamente y ver cómo podemos trabajar en conjunto para vencer a Donald Trump y crear un Gobierno que nos represente a todos”, afirmó el legislador al término de la reunión con Obama.

Pese a que el septuagenario senador por Vermont sigue aún técnicamente en la carrera, ya se sabe que la Convención Demócrata de finales de julio en Filadelfia designará a su rival partidaria como postulante a la presidencia.

“En mi mente, como en la de la mayoría de los estadounidenses, Donald Trump sería claramente un desastre como presidente”, agregó.

“Es obvio que haré todo lo que esté en mi poder (...) para asegurarme de que Donald Trump no sea presidente”, añadió.