“Con el grito al cielo” y el hedor en sus narices están las familias del municipio Santo Domingo Este debido a la gran cantidad de basura dentro y fuera de los contenedores, que, según afirman, en vez de favorecerlos le están llenado sus casas de gusanos, ratones y cucarachas.

Para la señora Dionora Valdez, estos contenedores que están justo en frente de su casa, en la calle 17 del sector La Esperanza, representan un dolor de cabeza interminable y un riesgo para su salud, la de sus nietos y su madre de 85 años de edad.

Cuenta que llevó una comunicación al Ayuntamiento de Santo Domingo Este (ASDE) para notificar la situación que atraviezan y que aunque las autoridades la recibieron no han dado respuesta a su solicitud, que es también la de los demás residentes de esta comunidad.

“Los gusanos, los ratones, las cucarachas pasan para acá. Nosotros estamos llenos de plagas. Si nos quitan eso de ahí sería un éxito. Preferimos que pase el camión porque es que a eso nunca le han dado el mantenimiento que se le debe de dar”, expresa Valdez, quien asegura que estos recipientes metálicos de basura ya tienen dos meses repletos.

Esta ama de casa, con una visible inconformidad, también asegura lo siguiente: “Ahí tiran de todo; hasta animal muerto. El otro día tiraron un pollo ahí, y eso explotó ¡y estaba ese mal olor! Cuando viene a ver ahí tiran hasta abortos (fetos)”.

“Cuando vienen los camiones a veces dejan los contenedores llenos y solo recogen la basura de alrededor. No lo vacían, le sacan un poquito y ya. La última vez que lo vaciaron tuvieron que mandar a lavarlo a mano”, subraya.

Alfredo Martínez dice que en 30 días resolverá el problema.

Las declaraciones del alcalde de este municipio, Alfredo Martínez, se contraponen a las manifestaciones de esta residente. Entrevistado por este medio en una visita al Ayuntamiento de Santo Domingo Este, garantizó que “todos los días se está recogiendo basura”.

Entre agentes militares y un grupo de comunitarios que lo esperaba, aparentemente para manifestarle sus necesidades, conversó durante un minuto y 15 segundos con Metro. “Estamos solucionando el tema también de los contenedores. El país sabe qué pasó con los contenedores. Alfredo Martínez tiene 14 días dirigiendo el ayuntamiento de Santo Domingo Este y en 30 días el tema de la basura lo vamos a solucionar”.

Con la expresión anterior, Martínez, apodado “El Cañero”, quien ganó en Santo Domingo Este con un 43.7 % de los votos, según la Junta Central Electoral (JCE), solicita a los munícipes que le den más tiempo para resolver el problema.

Han pasado casi cuatro meses desde que Martínez fue declarado por la JCE como ganador de las elecciones y tiene ya 17 días al frente de la Alcaldía de Santo Domingo Este.

Al ser cuestionado y puesto al tanto de los reclamos de los comunitarios, recalcó que “la gente sabe que ese sistema – de los contenedores fracasó–; por eso están llenos de basura. Las dos cosas las vamos a hacer: vamos a quitar los contenedores y a poner el camión de la basura (…) Los planes míos son resolver la recogida de la basura y en 30 días eso estará solucionado”.

Mientras los munícipes se quejan de la gran cantidad de basura, el ASDE envía comunicados a la prensa diciendo que realizan operativos de limpieza de manera activa

Después de que este medio visitara las instalaciones del Ayuntamiento de Santo Domingo Este y cuestionara al alcalde Alfredo Martínez por el cúmulo de basura que enfrentan los residentes de este municipio, el equipo de prensa del citado organismo envió una nota de prensa con el título “Continúa de manera activa operativo de limpieza y recogida de basura en SDE”, afirmación que se contrapone totalmente a lo observado en las calles y a las manifestaciones de las familias que recibieron a este medio con un millón de reclamos y cero soluciones de parte de las autoridades.

Una maldición ha significado para estos munícipes la colocación de estos contenedores, que son solo un reflejo de lo que también se observó en la carretera de Mendoza, sector Villa Faro, la Urbanización Italia, la avenida San Vicente de Paúl, Los Mina y otros sectores aledaños que integran este municipio capital de la provincia Santo Domingo.

“Nos están pidiendo 5,000 pesos para mover los contenedores”

Para Starling Germán, también residente en La Esperanza, lo malo es que incluso empleados del Ayuntamiento les piden dinero para quitar los contenedores. “Los mismos supervisores del ayuntamiento nos están pidiendo dinero para ellos mover los contenedores. Piden cinco mil pesos para ellos moverlos de donde están”.  

David Antonio Aguiar, residente en la comunidad, interesado también en desahogarse a través de la prensa, agrega otros dos factores a la situación: educación y conciencia.

“Yo siento que no estamos preparados todavía para asumir ese tipo de contenedores en el sector porque hay muy poca conciencia. Lo segundo es que los niños pequeños, de cuatro, cinco y hasta siete años, porque sus madres están haciendo los quehaceres en la casa, vienen a depositar la basura y ellos no pueden echarla adentro; no alcanzan”, sostiene.

Asegura que “antes, el camión pasaba y la gente duraba hasta una y dos semana con la basura en su casa y no les molestaba. ¿Por qué ahora quieren venir a tirársela a otro? Ellos ven que está lleno, entonces ¿por qué no la dejas en tu casa?”, critica, e invita a tener conciencia por los niños de la comunidad.

En la calle Eugenio Rivera Lorenzo, próximo a la avenida Charles de Gaulle, se encuentra el Politécnico Profesor Juan Bosch. En la acera tiene cuatro de estos contenedores, también repletos y generando mal olor e insectos en el área.

Hasta amenazas de muerte para quienes viven frente a estos contenedores

La señora Zoila Batista dice que tanta basura la tiene loca. “No puedo dormir, no puedo comer. Eso está lleno de moscas el día entero a todas horas. Es insoportable”, expresa.

Batista dice que incluso quienes van de otros sectores a tirar basura al frente de su casa, los han amenazado con matarlos cuando les reclaman que no tiren basura en esos contenedores llenos.

“A los que estamos al frente nos han amenazado de muerte. Cuando tú le dices algo a una persona que está tirando basura, te insultan. Te dicen muchas palabras obscenas. Esos contenedores que los tiren al fondo del mar. La única vez que La Urbanización La Esperanza ha estado sucia es ahora”, destaca.

A juicio de Ada Aybar, estilista, “el problema son los caminantes y los mismos que andan recogiendo basura que traen su carreta llena de basura y la lanzan ahí; cuando no cabe en el contenedor la ponen en el suelo. También la gente que va en los vehículos que la lanzan, aunque esté llena”.

Erick Salvador, administrado de un colmado, conversa con un poco de esperanza de que haya solución; sin embargo, afirma que esos contenedores los ponen en frente de los pobres y no de los funcionarios. “Tengo fe de que el nuevo alcalde –Alfredo Martínez– vea la situación y se ponga en el lugar del otro. Juancito –el fallecido exalcalde Juan de los Santos– vino y puso esos contenedores pero no puso uno en su casa y así es muy cómodo. No le puso uno a Danilo frente a su casa ni a ningún funcionario. Ellos están ajenos a estos problemas”.

En resumen, muchas quejas y una realidad. Santo Domingo Este, por los contenedores, por la falta de trabajo de las autoridades o por la poca conciencia de los ciudadanos, se ahoga en basura y sus vientos van cargados de plagas y mal olor.

Queja

“El problema son los caminantes y también la gente que va en los vehículos que lanzan la basura aunque esté lleno el contenedor”. Ada Aybar, estilista.

Reclamo

“Si nos quitan eso de ahí sería un éxito. Preferimos que pase el camión porque a eso nunca le han dado el mantenimiento que se debe”. Dionora Valdez, ama de casa

Esperanza

“Tengo fe de que el nuevo alcalde – Alfredo Martínez- vea la situación y se ponga en el lugar del otro”. Erick Salvador, administrador de un colmado.

Riesgo

“A los que estamos enfrente nos han amenazado de muerte. Cuando tú le dices algo a una persona que está tirando basura, te insultan”. Zoila Batista, residente en La Esperanza

Desechos

24 mil Cantidad de toneladas de desperdicios que se generan en Santo Domingo Este cada mes, según la compañía Colupsa, responsable de la recogida de basura.