Desconocidos atacaron y saquearon este miércoles en Torbeck, en el sur de Haití, un camión del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) con ayuda humanitaria para víctimas del huracán Matthew, que afectó el país en octubre pasado.

El hecho ocurrió la pasada madrugada y de inmediato Unicef calificó de "inaceptable" y "deplorable" lo sucedido.

"Este acto es inaceptable y seguramente va a afectar a los más necesitados", señaló Unicef en un comunicado.

El organismo de la ONU recordó que su trabajo "es ayudar especialmente a los niños" y que sino puede realizar estas labores "la situación empeorará seguramente".

"Este incidente es deplorable", concluyó Unicef en su comunicado.

Además, un joven murió ayer en la ciudad haitiana de Les Cayes durante un reparto de alimentos para damnificados por el huracán Matthew, que arrasó parte del país caribeño el 4 de octubre.

Se trata de la segunda víctima mortal en una actividad de distribución de ayuda humanitaria, ya que hace cerca de una semana una adolescente de 16 años perdió la vida y otras tres personas sufrieron heridas por disparos policiales en la localidad de Dame Marie, también en el suroeste.

La Policía dijo entonces que el suceso se produjo cuando el reparto se salió de control debido al desorden de la gente.

El fenómeno meteorológico causó 573 muertos, 75 desaparecidos y 1.890 millones de dólares en daños.