El expresidente francés Nicolas Sarkozy reaccionó ayer airado por la investigación en su contra en torno al caso Air Cocaine, en el que resultaron condenados los dos pilotos que la semana pasada huyeron de República Dominicana.

Zarkozy (2007-2012) cuestionó la acción de las autoridades francesas, quienes para fines de investigación, intervinieron su celular por supuestamente haber usado el avión en el que fueron detenidos los pilotos Bruno Odos y Pascal Jean Fauret y sus compatriotas Nicolas Pisapia y Alain Castany.

“Lo que quiero saber es qué puede justificar que un magistrado tome tales medidas sólo porque usé la misma aerolínea”, dijo Sarkozy en declaraciones al diario Le Parisien, en las que se desvincula del caso y cuestiona el proceso que se ha seguido en esta pieza legal.  

El lunes, la jueza de instrucción Christine Sauniero Ruellan, de Marsella, confirmó que solicitó investigar los teléfonos de Sarkosy en el período entre marzo de 2013 y marzo de 2014.

El exgobernante francés acusó a los magistrados de violar principios legales por haber rastreado su teléfono en relación con una investigación de la operación transatlántica, que generó una condena de 20 años de cárcel en primera instancia.

La prensa francesa detalla que los jueces tienen conocimiento de que el político utilizó tres veces esa nave para vuelos de París a Burdeos, donde es investigado por un escándalo de corrupción.

La orden del tribunal exigió “detalles de las líneas telefónicas utilizadas por Nicolás Sarkozy y su séquito en el período de marzo de 2013 y marzo de 2014”, así como “las facturas detalladas” y “la geolocalización para los meses de marzo y abril de 2013”, período que coincide con la fecha (19 de marzo de 2013) en la que la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) se incautó del avión Falcon 50 con 700 kilos de cocaína en el Aeropuerto de Punta Cana.

Sobre esta sospecha, Sarkozy se preguntó: “¿Qué piensan que hice: volar a Punta Cana con 700 kg de cocaína? Todo esto sería irrisorio si no fuera porque supone una violación de los principios legales que todo el pueblo francés apoya”.

Sarkozy, quien buscará de nuevo la Presidencia en las elecciones de 2017 por el partido Los Republicanos, añadió que el rastreo telefónico no habría sido autorizado sin el conocimiento del Gobierno socialista del presidente Francois Hollande.

Sobre el tema, el abogado del político, Thierry Herzog, aseguró que “Sarkozy no ha tenido ningún contacto con los acusados en este caso”.

El consejero político del exjefe de Estado, Luc Chatel, también se pronunció. Afirmó que “llega un momento en que ya es demasiado. Se ha acusado a Nicolás Sarkozy, de abusar de una persona mayor.

Ahora se le acusa de estar en connivencia con los traficantes de drogas”.

Varios casos de supuesta corrupción han caído sobre el exmandatario desde que perdió su inmunidad, pero en este momento entiende que cuenta con el respaldo suficiente como para volver a conquistar el poder de la nación