Se acaba marzo y todos los dolores de cabeza y del bolsillo que este mes nos trae comienzan a quedar atrás. Por eso, ¿será un buen momento para comenzar a ahorrar?

Si bien esta no es una práctica habitual para todas las personas, es entendible que hay ciertos periodos del año en que llevarla a cabo es una tarea aún  más compleja. Por ello, aquí les dejamos cinco claves que entrega Paloma Barrios, analista de estudios, para comenzar a ahorar:

1. Tomar la decisión

Pese a que la especialista reconoce que es difícil, sobre todo cuando se tiene el dinero disponible en la billetera o en la cuenta, “la primera medida que se debe tomar para comenzar a ahorrar es tomar la decisión, lo cual resulta fácil de pensar, pero no de realizar”, señala Barrios.

2. Instrumentos disponibles

Si la decisión ya está tomada, lo siguiente es buscar la forma de hacerlo y dentro de los instrumentos más comunes están la libreta de ahorro, el depósito a plazos y los fondos mutuos.

“En el caso de la libreta de ahorro y depósitos a plazos, la liquidez es un poco más restrictiva, ya que en el primer caso tendré sólo un número determinado de giros al año y en el segundo (debo) cumplir el periodo de permanencia pactado para poder obtener el capital y la rentabilidad.

En cambio, en el fondo mutuo tendré una mayor liquidez, ya que en los casos de los fondos que no tienen periodo de permanencia puedo rescatar cuando quiera o lo necesite”, explica la analista.

3. ¿Y si tengo deudas?

“Si tengo muchas deudas, lo primero es no contraer más deudas ya que primero debo pagar las que ya tengo”, enfatiza Barrios.

Luego de eso, la especialista aconseja armar un presupuesto mensual, en el que se incluyan los ingresos y gastos, “por ejemplo, anotar en un papel o para los más tecnológicos en Excel, el sueldo y luego el gasto en comida (supermercados, ferias libres, etc.), cuentas de luz y agua, transporte, algún tipo de deuda con la casa comercial, tarjetas de crédito, etc. y, si al final tiene saldo positivo, puede ahorrar esa cantidad e invertirla en alguno de los instrumentos mencionados anteriormente”.

4. Una práctica permanente

“La mejor manera de ahorrar de forma seria y duradera es tener control de los gastos, programarse en el caso de tener que incurrir en alguno de estos es lo ideal”, apunta la analista. Una de las formas, añade, es tener un presupuesto mensual o anual, ya que de esta forma se puede programar.

5. Adiós a gastos prescindibles

Esto es fundamental, según Barrios. “Prescindir de gastos innecesarios, como no gastar en ropa y zapatos, a menos que los necesite porque realmente no tiene. Dejar de ir o ir menos a comer afuera”, ejemplifica. Además apunta a aspectos aún más cotidianos, como preocuparse de apagar luces y cerrar el agua correctamente en la casa.

“Si tiene que salir con los niños vaya a alguna plaza o parque, es gratis. Si va al supermercado o ferias libres, realice una lista para que compre sólo lo que necesita”, concluye. pablo contreras pérez