Se acerca la hora del adiós definitivo a las víctimas del Chapecoense que perdieron la vida en el accidente aéreo que dejó 71 fallecidos en la zona de Ríonegro, Colombia.

En la ciudad de Chapecó se prepara un masivo velatorio para las víctimas en el estadio Arena Condá, donde unas 100,000 personas dirán el último adiós al equipo que había ilusionado a la pequeña ciudad del sur de Brasil con su gesta en la Copa Sudamericana.

Concluida la identificación de los cuerpos en Colombia, el club aguarda ahora la finalización de los trámites para permitir su envío hasta el Estado de Santa Catarina.

“Trabajamos con la previsión de que los cuerpos lleguen a mediodía del viernes, pero aún no tenemos una posición definitiva de la Fuerza Aérea Brasileña [FAB] sobre la operación de salida de Medellín”, afirmó Andrei Copetti, asesor de comunicación del Chapecoense, en rueda de prensa.

La directiva del club espera que 51 cuerpos sean velados en el Arena Condá, entre futbolistas, miembros del club y periodistas de la región.

La previsión es que, una vez lleguen los cuerpos al estadio, los familiares puedan velarlos en la intimidad durante una hora. Será entonces cuando se abran las puertas del Arena Condá para que los ciudadanos se despidan de sus héroes durante cuatro horas, antes de que partan a sus ciudades de origen.

Los hinchas, sin embargo, no podrán acceder al gramado, que este jueves ya comenzaba a recibir las estructuras metálicas donde se velarán los cuerpos.

“Como precaución, y para impedir que se convierta en una ceremonia interminable, solo vamos a permitir que se aproximen a los ataúdes los falmiliares y allegados de nuestros amigos que se fueron”, informó Copetti.

Los vecinos de esta ciudad de 200,000 habitantes que aún trata de procesar la tragedia deberán permanecer en las gradas.

“Vamos a poner pantallas en el área externa, ya que el Arena tiene disponibilidad para 19.000 personas y trabajamos con la hipótesis de que pueden concentrarse unas 100.000 en los alrededores del estadio”, agregó el portavoz.