“Para sustituir a los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) tiene que actuar el Senado y eso toma su tiempo, no es una cosa que se produce automáticamente”, así lo explica el jurista experto en derecho constitucional Nassef Perdomo, en relación con la petición del excandidato presidencial de oposición Luis Abinader, de sustituir el pleno de la JCE.

El abogado entiende que “si Rosario renuncia, pues renunció”, pero agrega que si lo que se quiere es destituirlo hay que hacer un juicio político.

Sin embargo, todo apunta a que recurrir a esta herramienta del derecho no será necesaria, principalmente por las declaraciones que emitiera Roberto Rosario el pasado miércoles, en respuesta a la petición de Abinader, para que los miembros de la Junta sean destituidos.

Rosario instó al candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM) a buscar la razón de su derrota en las cosas que hizo mal durante su campaña, como una forma de hacerle saber que no renunciará como demandaron algunos sectores.

Perdomo también ve esta posibilidad muy lejana, debido a que, según explica,  iniciar un juicio político, cuando aún la JCE no ha terminado de contar los votos de las elecciones, sería exponerse a terminar más o menos para agosto, que es cuando el Senado debe elegir un nuevo pleno.

“Como hay que hacer un juicio político para sacarlo, si esa es la intención, realmente estamos atrasados para ello”, manifiesta Perdomo, independientemente de si hay o no razón entre quienes exigen la remoción.

El sociólogo Cándido Mercedes también refiere que “el octavo transitorio de la Constitución del 2010 dice que ellos (los miembros de la JCE) deben ser removidos en agosto de 2016, y que es el Senado el que tiene atribución constitucional para poner o dejar a los miembros de la Junta”.

Explica que a la luz de la Constitución, el Senado puede dejar a Roberto Rosario como presidente.
No obstante, Mercedes asegura que si el país quiere una sociedad que comience con legitimidad, para darle mayor rigor, no solo a la sociedad, sino también al principal árbitro que es el órgano electoral, “no hay duda de que Roberto Rosario debe ser removido, no solamente porque no genera confianza, sino porque también es una persona que no sabe trabajar en equipo”.

Comenta que, “a pesar de la que Junta está integrada por un pleno, siempre era él (Roberto Rosario) quien estaba dando las declaraciones de todo, además es muy soberbio, muy contendiente, él es el árbitro, no tiene que responderles a los partidos políticos. Tú no puedes estar con esa pugnacidad, yo entiendo que le falta mucha inteligencia emocional”, aseveró el excoordinador de Participación Ciudadana.

El jurista Perdomo también entiende que para que el Senado elija, a partir del 16 de agosto de este año, a quienes integrarán el nuevo pleno de la JCE para el próximo cuatrienio, hay que seguir un procedimiento, “precisamente para que la elección tenga cierto nivel de conciencia social”, aunque la elección que hizo el pueblo para representar la cámara alta apunte a una ratificación de los actuales.

Así lo dijo:

“Si queremos darle mayor legitimidad a la sociedad, tenemos que convenir en que no hay duda de que Roberto Rosario debe ser removido”. Cándido Mercedes Sociólogo, miembro de PC.

Procedimiento

“Hay que hacer un juicio político si se quiere destituir al presidente de la JCE, pero estamos atrasados para ello”. Nassef Perdomo, Abogado experto en derecho constitucional.