Una joven se ofreció para hacer un acto de caridad: restaurar la cabeza vandalizada del niño Jesús, pero las redes sociales se burlan de su resultado