El exsecretario de las Fuerzas Armadas, el mayor general Pedro Rafael Peña Antonio, abandonó hoy el Palacio de Justicia, donde estaba bajo investigación tras ser involucrado en el supuesto soborno y presuntas irregularidades en la compra del país a Brasil de ocho aviones Súper Tucanos.

También son señalados en el caso el coronel Carlos Ramón Piccini Núñez y los empresarios Daniel Aquino Méndez y Daniel Aquino Hernández, contra quienes el juez de Atención Permanente del Distrito, José Alejandro Vargas, dictó el miércoles medidas de coerción.

El juez impuso a Peña Antonio impedimento de salida y presentación periódica, al igual que a Aquino Méndez y Aquino Hernández, sin embargo, envió a prisión preventiva a Piccini.

Tras ser despachado hoy, Peña Antonio reclamó una auditoría "de la A hasta la Z" del contrario de compra de los aviones en cuestión.

A la vez, señaló que su gestión en las Fuerzas Armadas "no se verá empañada" por este caso.

Peña Antonio se solidarizó con Piccini y argumentó que contra éste se ha cometido una "gran injusticia".

"No creo que este sea el trato que se merezca un oficial que tanto ha dado al país", subrayó Peña Antonio sobre Piccini.

Brasil y República Dominicana investigan desde hace tres años los pormenores y detalles de la compra en 2008, por parte del Estado dominicano, de ocho aviones tipo Súper Tucano a la empresa brasileña Embraer, y en la que, presuntamente, se produjeron sobornos por valor de 3,520,000 dólares.