Entre las soluciones al caótico transporte público del Gran Santo Domingo, el gobierno estudia transformar la dinámica de trabajo del sector público, de modo que la movilidad de sus empleados genere menor presión en la circulación vial.

Entre esas medidas, cuenta, además del potencial cambio de horario, anunciado la semana pasada como alternativa en estudio, el Ministerio de Admninistración Pública prevé digitalizar los servicios públicos y aplicar en el gobierno el teletrabajo o trabajo en casa, de modo que algunos servidores no tengan que desplazarse todos los días hasta las oficinas público.

“También emergieron recomendaciones como la rotulación de todos los vehículos del transporte público, la implementación de trabajos desde el hogar vía internet como también llevar trabajo a casa, en lo que se conoce como Teletrabajo, y la atomización de las instituciones públicas”, destacó ayer el ministro Ramón Ventura Camejo, a través de un comunicado de prensa.

Entre las medidas que se estudian, figura también “crear rutas escolares, a través de alianzas público-privadas para la adquisición de autobuses escolares; el reinstaurar el servicio de seguridad vial escolar, o Amet juveniles; rediseñar el uso de las vías públicas en las áreas de influencia de las instituciones públicas que permitan mejorar el flujo vehicular en la zona; aumentar el número de los vagones del Metro; incrementar los vehículos de ruta y la capacitación del personal de la Oficina Metropolitana de Servicio de Autobuses (OMSA)”.

El funcionario también citó “restablecer carriles derechos solo para el transporte público y sugerir a las empresas que implementen programas de transporte masivos con planes de movilidad sostenible”.

El titular del MAP mostró su satisfacción al ponderar las propuestas y recomendaciones surgidas durante un seminario internacional organizado por esa institución sobre solución al congestionamiento del tránsito urbano en la República Dominicana. “Nos sentimos satisfechos con la calidad de las propuestas”, expresó.