Después de la difusión de un mensaje por plataformas telefónicas y redes sociales que daba cuenta del secuestro de una niña en el centro comercial Agora Mall y la supuesta violación y homicidio de la menor de edad, la Policía Nacional emitió una nota de prensa en la que desmiente tales hechos.
El organismo afirmó que  se trató de “una mentira” de la empleada de un colegio, con el propósito de conseguir un dinero para pagarle a dos elementos para que le dieran un susto a un vecino”.

Se confesó con la Policía

La pariente de la supuesta niña que había sido raptada en un centro comercial de esta ciudad, y posteriormente asesinada, confesó a las autoridades policiales y del Ministerio Público que se trató de un engaño.

Carolin Mariel Mena Vargas, de 26 años, fue interrogada por las autoridades y manifestó que inventó esa fábula en razón de que tenía problemas personales con un vecino, quien supuestamente la había amenazado de muerte, razón por la cual buscó dos “tígueres” a quienes les pagaría 50 mil pesos para que le dieran un susto.

En su declaración, la secretaria del colegio My Little School y tía de la supuesta menor secuestrada sigue diciendo que en vista de que no contaba con la cantidad de dinero que ofreció, se inventó esta fábula con el propósito de que el colegio que publicó el supuesto rapto en las redes sociales, le ayudara para pagarles a los “tigueres”.

El informe de la Policía dice que Mena Vargas fue enviada al Departamento de Investigaciones y Crímenes de Alta Tecnología (DICAT) para profundizar la investigación, y en coordinación con el Ministerio Público someterla a la Justicia.

Mensaje inquietante

En medio de versiones todavía confusas en torno a la desaparición y presumible muerte de la niña Carla Massiel Taveras, el fin de semana circuló por foros y grupos de WhatsApp –luego replicado en redes sociales– un mensaje colectivo, con la alerta de que una niña había sido raptada del centro comercial Ágora y que posteriormente la encontraron muerta y violada.

Primero surgió la aclaración de la plaza de que sus departamentos de seguridad y de servicio al cliente no habían recibido ningún reporte de pérdida de algún menor de edad.

Posteriormente, el colegio My Little School, citado en el rumor, emitió un comunicado en el que se desligaba de la historia, aunque sí la vinculaba a la niña a una de sus empleadas.

Posteriormente, Pedro Henríquez, director de Prensa de la Policía Nacional, dijo a Metro no tener conocimiento de que ese caso haya ocurrido. Metro conversó también con  Yesmín  Barnichta, ejecutiva del colegio, quien contó que la secretaria del establecimiento, Carolin Mena Vargas, llegó hace unas semanas muy triste y les contó lo que, según ella, había sucedido con su sobrina.

“No puedo confirmar si es verdad, emitimos un comunicado para los padres del colegio y aclarar que la menor no estudia aquí”, apuntó Barnichta.

Luego de varias llamadas para tener la versión de Carolin Mena, en su lugar de trabajo informaron que esta había salido del plantel educativo y no tenían hora en que regresaba.

A juzgar por la nota de la Policía, en ese momento estaba en poder de las autoridades, respondiendo por una mentira que creció y se multiplicó hasta explotar.