Decenas de choferes de rutas pertenecientes a la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano), organización que preside Juan Hubieres, pidieron este jueves que se imponga la pena máxima contra Erickson de los Santos Solís y Arsenio Quevedos, acusados de asesinar a varios conductores.

 Aníbal Encarnación, líder de la marcha de los choferes de las rutas 101 (Feria-Invivienda), 99 (Feria-Almirante, Caña), y 66 (Feria-San Luis), solicitó en las afueras de la Corte de Apelación del Distrito, donde se le revisa la coerción a De los Santos Solís y a Quevedo, una condena de 30 años para ambos imputados, quienes guardan prisión por supuestamente dirigir una banda de sicarios.

Según la acusación del Ministerio Público,  Quevedo, que además es el presidente de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin), está acusado de ser el cabecilla de un grupo que "ha hecho uso de la práctica criminal en todo el territorio nacional desde finales del 2008".

Además, es imputado de lavado de activos proveniente de supuesta mafia de los combustibles.

Asimismo, es acusado de ejecutar transportistas por diferencias y conflictos en las distintas rutas del trasporte público, al igual que el regidor de Pedro Brand, Ericson de los Santos Solís a quien supuestamente le pagaba el primero para llevar a cabo los asesinatos.

A mediado de junio, Ubieres  denunció que fueron quemados  10 minibuses en el módulo de la ruta 96-B, que cubre desde Los Prados de San Luis hasta y el Centro de los Héroes en el Distrito Nacional.