Alrededor de 1,900 delegados han llegado a Filadelphia con un solo objetivo: emitir su voto oficial a favor del exaspirante presidencial demócrata Bernie Sanders. Y es que los seguidores del senador por Vermont no se rinden, no se quitan y no están dispuestos a sucumbir ante la virtual candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton.

“Tenemos que elegir a Hillary Clinton y Tim Kaine”, afirmó Sanders en un encuentro ayer en la tarde con sus delegados. La respuesta fue un abucheo que envía un mensaje directo. Si bien Sanders llegó a acuerdos de campaña con Clinton y la endosó como parte de un plan para vencer al candidato republicano, Donald Trump, todavía los electores de Sanders no están convencidos o no se sienten listos para entender que su líder está en otra etapa.

A la salida del encuentro, varios delegados reaccionaron y hablaron del mensaje de Sanders. “La revolución sigue. Tenemos que luchar por un cuidado de salud universal, mejores salarios y mantenernos unidos. Él dijo que tenemos que luchar en contra de Trump y al decir eso básicamente entiendo que como él ya no va a ser el candidato a la presidencia pues ella (Clinton) sería la opción”, dijo Gendy Tchuda, delegada por Puerto Rico a favor del senador.

Sanders los invitó a continuar la lucha, una revolución política que ha atraído el voto de alrededor de un 40 por ciento del elector independiente a su favor, nuevos militantes del partido demócrata que se ven atraídos a la colectividad meramente por la visión social-demócrata del senador. Sin embargo, la energía de los delegados y los seguidores se ve frustrada cuando se preferido ya no responde con las mismas palabras que antes y ya no hay lanzamientos ni críticas contra Clinton.

En las calles del centro de la ciudad de Filadelphia decenas de personas se manifiestan a favor del senador: mujeres, hombres, blancos, negros, latinos, asiáticos, musulmanes, homosexuales. Se trata de un líder con una capacidad inegable de movilización y son millones de votos que Clinton necesita de su lado para vencer a Trump.