Según el prestigioso medio El Nuevo Herald, el régimen de Nicolás Maduro le ofreció a la oposición venezolana liberar a algunos de sus dirigentes encarcelados a cambio de que deje de insistir en que el referendo revocatorio sea realizado este año, durante controversiales reuniones sostenidas a puerta cerrada que están acentuando las fricciones entre los adversarios al chavismo.

Fuentes familiarizadas con la situación confirmaron que el principal objetivo que busca el régimen a través del diálogo auspiciado por el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, es persuadir a la oposición a que deje de presionar a favor de realizar este año la consulta popular, en medio de pronósticos de que más de un 70 por ciento de los venezolanos votaría a favor de revocarle a Maduro su mandato.

La propuesta de liberar a presos políticos ha encontrado aceptación entre algunos sectores de la oposición, particularmente entre las filas del partido Un Nuevo Tiempo, que lleva meses tratando de obtener la liberación del encarcelado ex candidato presidencial Manuel Rosales.

El dirigente chavista Jorge Rodríguez, quien actualmente se desempeña como alcalde del municipio Libertador de Caracas, confirmó que el régimen ha sostenido “dos reuniones preparatorias” con dirigentes de la oposición para “establecer un posible proceso de diálogo”, y reveló que había sido la oposición la que había solicitado que las conversaciones fuesen mantenidas en secreto.

Rodríguez dijo que cuatro dirigentes de la oposición habían participado en esas conversaciones, pero no brindó los nombres.

Por el Gobierno los representantes de estas reuniones fueron: el diputado oficialista Elías Jaua, la canciller Delcy Rodríguez, el diplomático Roy Chanderton y el propio Rodríguez.

Se desconoce qué tan cerca estaría la máxima dirigencia de estos partidos de aceptar la propuesta del régimen, pero las fuentes señalaron que es un planteamiento que difícilmente puede ser aceptado públicamente por la oposición, tras haber escogido el referendo como el principal mecanismo institucional para destituir a Maduro.