Según Unicef uno de cada siete niños, el equivalente a 300 millones, vive en zonas con los niveles más elevados de polución del aire del mundo, de hasta seis veces por encima de los parámetros aceptados internacionalmente.

El organismo realizó un nuevo informe que se fundamenta en tomas satelitales  donde se revela por primera vez cuántos niños están expuestos a esos contaminantes y en qué partes del planeta se encuentran.

El autor de este estudio, Nicholas Rees, autor del estudio, explicó que las áreas más afectadas son el sureste asiático, Oriente Medio y África.

Además, establece que los niños son más susceptibles que los adultos a los daños que causan esos tóxicos.

La contaminación del aire contribuye a la muerte de alrededor de 600.000 niños menores de cinco años cada año, según el documento.

“Los niños afrontan vulnerabilidades únicas. Sus pulmones todavía se están desarrollando, así como sus cerebros y cuerpos, por lo que la exposición a cualquier tipo de tóxicos puede tener efectos a largo plazo”, dijo Rees.

Cientificamente se ha comprobado que los pequeños también respiran más rápido e inhalan más aire que los adultos en comparación con el tamaño de sus cuerpos. A su vez, los más pobres, que ya sufren grandes desventajas, son quienes están más predispuestos a las enfermedades causadas por la contaminación del aire.

UNICEF llamó a los líderes que participan de la reunión sobre cambio climático (COP22) que se celebra en Marrakech, Marruecos a acciones urgentes para reducir ese peligro.

Entre las recomendaciones figura disminuir el uso de combustibles fósiles e invertir en energías eficientes y renovables.