La ciudad de Santo Domingo se encuentra sumida en un caos vial, debido a la gran cantidad de semáforos cuyas luces brillan por su ausencia. Unos en amarillo y otros completamente apagados, no cumplen el papel para el cual fueron colocados en las principales avenidas de la capital, generando disgusto en los choferes y transeúntes que pasan horas en grandes tapones o simplemente no pueden cruzar las calles.

“Existen más de 15 intersecciones afectadas en el Distrito Nacional”, informó a Metro Diego Pesqueira, vocero de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), aunque aclaró que no tiene a mano informes precisos.

Como ejemplo, citó el cruce de las vías 27 de Febrero con Luperón.

En muchas de las esquinas afectadas se ve a agentes de la Amet controlando el paso de vehículos y en otras simplemente los conductores se manejan según su suerte y nivel de prudencia.

Pesqueira indicó que no es la Amet la institución responsable del funcionamiento técnico de los semáforos.Metro realizó esfuerzos por obtener una explicación del Ministerio de Obras Públicas, institución que prometió una respuesta más adelante.

También la lluvia

La Avenida Luperón es una de las más transitadas que comunica varios puntos de la ciudad capital y el pasado domingo fue muy evidente que sus semáforos estaban fuera de servicio, la mayoría con la luz en amarillo o apagados, generando un completo caos en un día de poco tránsito.

Durante las lluvias generadas por una vaguada que afecta al país, la AMET indicó en su cuenta de twitter que, “A causa de las lluvias caídas ayer, semáforos de varias intersecciones del Gran Santo Domingo se encuentran averiados. @AMETRD viabiliza”.

Ayer también informaba sobre otro que se sumaba a la lista: “Precaución al transitar por la calle Salcedo esquina La Cruz. Semáforo averiado por patana”.

Rumor o verdad

Se hace común ver a las instituciones del Estado dejar de recibir servicios por falta de pago a sus suplidores; en esta ocasión, se rumora que la gran cantidad de semáforos apagados o fuera de servicio no se debe a averías, sino a que la empresa Icontrolt-Global Capital, encargada brindar mantenimiento a estos artefactos, los apaga para obligar a Obras Públicas a pagarle una supuesta deuda.

La situación se presenta a una semana de que la Amet anunciara que sincronizaría los semáforos de la capital para agilizar el tránsito vehicular y facilitar el ahorro de combustibles.