A una semana de los comicios legislativos en Venezuela, este fin de semana prosiguió una campaña electoral de la cual el Gobierno ha pedido informar con “la verdad” para parar pronunciamientos internacionales a los que le acusa de “mala fe”.

El vicepresidente, Jorge Arreaza, en compañía de los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, canciller y jefe de la campaña oficialista, respectivamente, expusieron el pasado sábado ante el cuerpo diplomático que se trata de un plan que premeditadamente busca que el presidente, Nicolás Maduro, figure como culpable de hechos de violencia.

“Es una terrible andanada de arremetida mediática”, dijo Arreaza, en tanto que la canciller culpó a “corporaciones mediáticas mundiales” de valerse de “un hecho aislado” para desatar una “campaña en contra de Venezuela”.

Tal campaña, sostuvo, ha originado “confusiones, tergiversaciones en el mejor de los casos, y algunos pronunciamientos de mala fe”.
Con ello se aludió a la muerte, el miércoles pasado, de un opositor tiroteado durante un acto de campaña electoral en el interior del país, y quien con posterioridad se conoció que poseía un prontuario penal de homicidios y extorsiones.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, recomendó que el gobierno de Venezuela convocara a los embajadores en Caracas y explicara el asunto, admitió Arreaza.

“Me decía (Varela) que (creyó que) mataron a un dirigente histórico y cuando le explicó (quien era) me dice: ‘es importante que los embajadores le transmitan a sus cancillerías esta información, porque el cerco mediático que hay al respecto es increíble. Lo que usted me está diciendo, vicepresidente, no lo he leído yo ni lo he escuchado yo en ninguna parte”, relató Arreaza.

“¿Ha habido alguna rectificación de quienes reaccionaron a los pocos minutos, horas?” culpando a Maduro, se preguntó Arreaza y recordó que junto al fallecido se encontraba Lilian Tintori, esposa del líder opositor preso Leopoldo López, sentenciado recientemente a casi 14 años de prisión por hechos de violencia el año pasado.

El Gobierno “le ha ofrecido protección a la señora que dice que el Gobierno la va a matar”, pero en realidad “ella pudiera ser objetivo de esos mercenarios de la derecha, de la ultraderecha” que, según “información certera”, advirtió Arreaza, cobran “30,000, 40,000 dólares por crimen político.

La misión electoral que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) envío a Venezuela, encabezada por el expresidente dominicano Leonel Fernández, sostuvo en Caracas reuniones con los sectores involucrados en los comicios del próximo 6 de diciembre, incluidas autoridades electorales y partidos.

Sus integrantes se reunieron, entre otros, con el dirigente opositor Henri Falcón, quien “calificó este encuentro como positivo y fructífero” y destacó “la importancia de reconocer los resultados en las próximas elecciones”, informó la Unasur en un comunicado.