El Senado aprobó hoy en segunda lectura el proyecto de ley orgánica de la Policía Nacional, el cual establece que no habrá reintegro de agentes, salvo las excepciones que ordene la Constitución, además de limitar a 40 años el tiempo máximo en la institución.

La pieza, que ahora pasará a la Cámara de Diputados, introduce una mejor seguridad social, regula el uso de la fuerza, da prioridad a la prevención del delito, pero endurece el enfrentamiento de la delincuencia y las sanciones a las faltas policiales.

Asimismo, los ascensos y los ingresos se harán previo a la existencia o creación de la plaza justificada por el Consejo Superior Policial, a fin de establecer un orden.

El proyecto, además, prohíbe la asignación de agentes policiales para protección a personas físicas, dominicanas o extranjeras, o de seguridad para compañías privadas, sociedades o asociaciones sin fines de lucro; en tanto se limita hasta tres los oficiales asignados a oficiales en retiro, con lo que podrían retornar a la institución más de 5.000 miembros.

Los salarios de los policías se regularán periódicamente en base a la homologación de puestos con los del sector público, al costo de la vida y a los índices de inflación, de manera que se establece una remuneración justa, donde también el Consejo Superior Policial reglamentará los incentivos que se agregarán por servicios.

También, la pieza ordena que el jefe de la Policía Nacional, que se denominará director general, lo nombrará el presidente de la República, escogido de uno de los generales activos, y ostentará el rango de mayor general mientras ocupe el puesto, pasando a retiro una vez cesen sus funciones, "que nunca podrá superar los dos años"