Ver al Papa Francisco comunicarse con inmigrantes hispanos en los Estados Unidos semanas antes de su visita prevista para el 22 de septiembre, fue una señal de que el pontífice católico es sensible a las dificultades que enfrenta esta población y le reconoce como un importante sector en este país, afirmó Elisabeth Román, presidenta del Concilio Nacional Católico para el Ministerio Hispano (NCCHM).

“Le dio una energía al pueblo latino en general, el haberse dirigido en español y hablar con inmigrantes. ¡Ahora sí que nuestro Papa latino viene!”, expresó entusiasta Román. En agosto, el NCCHM y otras cuatro organizaciones de católicos hispanos en los Estados Unidos lanzaron a través de las redes sociales la campaña “Bienvenido Papa Francisco”. La campaña en español busca resaltar la presencia de las comunidades hispanas dentro de la Iglesia Católica estadounidense y hacerle un recibimiento al pontífice argentino en su propio idioma.

Nosotros queremos que el pueblo que habla español tenga participación en este recibimiento”, expresó Román, una puertorriqueña que pertenece a la diócesis de San Silvestre en Chicago.

El Papa Francisco participará 27 de septiembre en la clausura del Encuentro Mundial de las Familias, en Filadelfia. Pero, antes tendrá un intenso itinerario con reuniones, misas y discursos en Washington D.C. y Nueva York. La agenda destina al menos dos encuentros con la feligresía hispana: la misa de canonización del fraile español Junípero Serra en Washington, D.C. y el encuentro con familias de inmigrantes en la comunidad de Harlem, en New York. Los hispanos también tendrán una reunión el día antes del Encuentro Mundial de Familias.

Lo que alborotó a los católicos hispanos fue la aparición que hiciera su líder religioso a través de una cadena de televisión nacional para conversar directamente con indocumentados, niños y jóvenes en Los Ángeles, Chicago y Texas. Con su característico espíritu de cercanía, les comunicó que era importante encontrarse con ellos. Para Román, este gesto del Papa Francisco fue un reconocimiento de la fuerza, la labor y las contribuciones de la comunidad hispana no solo en la Iglesia católica estadounidense, sino en la sociedad en general, dijo Román.

Según el Centro para la Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA) de la Universidad de Georgetown, en Washington, D.C., una tercera parte de los católicos en Estados Unidos son hispanos, pero entre la población joven la cifra sobrepasa el 50%.

“Para nosotros, es una visita sumamente importante, porque es latinoamericano y por el mensaje que ha dado de justicia, de compasión, de misericordia, de que hay que ayudar a los pobres, a los inmigrantes. Este país, más allá de los religiosos, necesita escuchar el mensaje del Papa Francisco”, expresó Román.

A través de la campaña Bienvenido Papa Francisco, el NCCHM espera conectar más de 50 mil personas diariamente a través de sus redes sociales, para mantenerles al tanto de la agenda y los mensajes del pontífice durante los cinco días que estará en los Estados Unidos. “Nuestra meta es llegar a cada hogar con el mensaje de bienvenida y conectarnos todos. Es continuar el mensaje de evangelización y de que nosotros somos una comunidad grande”, manifestó Román. Más información en http://www.bienvenidofrancisco.com/.