El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) pondrá en marcha una operación de emergencia para asistir a 1 millón de personas en Haití afectadas por tres años de sequía agudizada por el fenómeno de El Niño.

Unas 3,6 millones de personas, o un tercio de la población de Haití, se enfrentan a la inseguridad alimentaria, según recordó hoy el PMA en un comunicado.

Eso incluye a más de 1,5 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria grave y no saben de dónde vendrá su próxima comida, de acuerdo a una evaluación realizada por el PMA y la Coordinadora Nacional para la Seguridad Alimentaria.

"Debemos ayudar a los haitianos inmediatamente. La sequía y la pobreza no deben obligar a un niño irse a la cama con hambre", dijo la Directora Ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, al finalizar una reciente visita de tres días a Haití, en donde conoció a las comunidades afectadas.

Una evaluación realizada sobre el terreno encontró que la cosecha principal de primavera de 2015 fue inferior al promedio, casi tres cuartas partes de los agricultores reportaron haber perdido más del 82 por ciento de la producción.

Para la primavera del 2016, el 65% de las familias dijeron que no plantarían debido a la falta de insumos agrícolas.

La escasez de alimentos de producción local ha dado lugar a aumentos de precios de hasta un 60 por ciento, según el PMA.

"Podemos ya ayudar a salvar vidas y medios de vida. Debemos trabajar con el gobierno, con las comunidades y otros socios en el desarrollo de activos a largo plazo y en programas agrícolas amigables con el clima", dijo Cousin.

Inicialmente el PMA respondió con la distribución de alimentos a 120,000 personas por un período de dos meses.

Con la nueva operación de emergencia esta semana, el PMA asistirá a un millón de personas en momentos en que Haití entra en el período de escasez de marzo a junio, cuando las reservas de alimentos del año anterior se agoten.

Unas 700,000 personas en Haití recibirán transferencias de efectivo, lo que permitirá a los más pobres y vulnerables la facilidad de comprar alimentos mientras apoyan a la economía local.

Otras 300,000 personas recibirán una mezcla de efectivo y alimentos.

Durante la segunda fase, a unas 200,000 personas se les entregarán alimentos por trabajar en el manejo de cuencas y conservación de suelos, en la creación de activos para ayudar a sus comunidades para plantar huertos.

El PMA planea asistir a mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, y a niños pequeños con una mezcla de cereal fortificado con vitaminas y minerales para prevenir la desnutrición.

Mientras se ocupa de la sequía, el PMA también planea mantener los niveles de asistencia al programa de comidas escolares que hoy por hoy es la red de protección social basada en alimentos más grande del país.

En coordinación con el Programa Nacional de Comidas Escolares, el PMA sirve diariamente comidas calientes a 485,000 escolares en más de 1,700 escuelas en nueve de los 10 departamentos de Haití hasta el final de abril.

A menos que nuevas donaciones sean recibidas, el programa solo cubrirá a 320,000 niños hasta mayo.

El PMA recordó que no puede llevar adelante ninguno de estos proyectos sin el apoyo de contribuciones adicionales y que necesita 72 millones de dólares para su operación de emergencia para aliviar la sequía en Haití de abril a septiembre, así como 7 millones para mantener los niveles de asistencia de las comidas escolares hasta finales del próximo año escolar.