El personal técnico del Jardín Botánico Nacional Doctor Rafael María Moscoso y del Ministerio de Medio Ambiente sembraron en la cuenca del río Ozama, alrededor de 2,500 árboles de diferentes especies en peligro crítico de extinción, con motivo de la celebración del Día del Árbol.

Con la jornada se dio cumplimiento al plan de estudio, protección y manejo de la flora dominicana, que ejecutan ambas instituciones.

Entre los árboles plantados se encuentran la Cola (Mora abbottii), el Nogal (Juglan jamaisensis), Totuma (Pouteria domingensis), Cedro (Cedrela odorata), Mara (Calophylum calaba) Ciruelillo (Embothrium coccineum), entre otras.

La actividad se realizó en el municipio de Yamasa, provincia Monte Plata, y a la que asistieron decenas de estudiantes de la Escuela Básica Salomé Ureña de la Sección de La Cuchilla.

El director general del JBN, Ricardo García, destacó la importancia de que los jóvenes participen en actividades similares y les exhortó a tomar conciencia sobre el impacto que trae consigo la tala irrespetuosa de árboles y la necesidad de aumentar el verde en República Dominicana.

El funcionario afirmó que dicha conmemoración era propicia para la siembra de árboles que están en peligro crítico de extinción e incentivó a los estudiantes a comprometerse a ser guardianes de su entorno.

Según explicó la elección de la cuenca del Río Ozama para la jornada de siembra, obedece a que es el lugar de nacimiento de uno de los ríos más importantes y afluentes de agua de Santo Domingo.