El municipio de Sánchez, que ha declarado tres días de luto oficial por el grave accidente registrado la noche del pasado sábado en el que murieron 18 personas y al menos 10 resultaron heridas, amaneció hoy en el segundo de sus tres días de duelo.

Desde ayer el municipio entierra a algunos de sus vecinos, la mayoría de la iglesia evangélica Fe Apostólica, quienes murieron cuando el camión en el que viajaban chocó con otro al regresar de un culto en una comunidad de Nagua.

El alcalde, Melvin Ramírez, informó que tras una reunión de urgencia se decidió declarar los tres días de luto que incluye la prohibición de venta de bebidas alcohólicas y todas las actividades festivas a lo largo de dichos días.

La mayoría de los heridos están siendo atendidos en hospitales de Nagua, San Francisco de Macorís e incluso Santo Domingo.

La investigación sobre la causa del accidente sigue aún abierta y está siendo realizada por el Boulevard Turístico del Atlántico que opera la vía Sánchez-Nagua donde se produjo el siniestro.