Las fuerzas del gobierno sirio son sospechosos de lanzar bombas de cañón de cloro desde helicópteros sobre un distrito de Alepo ocupado por los rebeldes, hiriendo a alrededor de 80 personas.

El grupo de rescate voluntario Defensa Civil Sirio informa que los civiles estaban sufriendo dificultades respiratorias tras el ataque a la zona Sukkari, el martes 6 de septiembre.

El producto químico industrial no era parte del arsenal de armas que Siria aceptó ceder en 2013 pero su uso contraviene los convenios firmados por el presidente Bashar al-Assad.

Un equipo de las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) había concluido previamente que el país llevó a cabo ataques químicos durante 2014 y 2015.

Steve Johnson, profesor adjunto en la Universidad de Georgetown, EE.UU., quien investiga la inteligencia de código abierto y las acusaciones de armas químicas en Siria, da su visión a Metro.

Las fuerzas del gobierno sirio han sido acusadas de herir a 80 personas lanzando bombas de cloro en Alepo. ¿Es posible que llevaran a cabo este ataque?

 

- En agosto, la ONU presentó un informe confidencial sobre las acusaciones de uso de armas químicas en Siria. Se encontró que el régimen ha utilizado bombas de cloro. Si esto es correcto, entonces las fuerzas del gobierno sirio tienen tanto la capacidad y los antecedentes de realizar este tipo de ataque.

¿Por qué haría eso Siria teniendo en cuenta que el país es miembro de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas?

- La única motivación para llevar a cabo un ataque con bombas de cloro sería porque Siria ha encontrado que son tácticamente útiles en operaciones de combate. No hay excusa razonable para que un miembro de la OPAQ use a sabiendas bombas de cloro como parte de un conflicto militar.

¿Qué impacto tendrán sus medidas extremas en el resto del mundo?

- El tema inicial con el uso de armas químicas en Siria fue pensado para socavar la posición de Estados Unidos-occidental sobre Siria, pero la situación ha evolucionado. El uso de cloro es sólo una violación de las leyes de los conflictos armados y es quizás eclipsada por las infracciones por todas las partes en el conflicto. Llama la atención sin embargo y ha destacado una supuesta falta de proceso para reaccionar de manera significativa a causa de las mismas. La pregunta que la gente podría hacerse es: “¿Tenemos que esperar hasta que un conflicto termine antes de abordar los delitos, o deberían estos actos en realidad desencadenar una intervención más proactiva?” A medida que la intervención física sea costosa en vidas y recursos y desesperadamente difícil de controlar,  parece ser que hay poco apetito para forzar el fin del conflicto.

¿Está comenzando a disminuir el tabú que rodea las armas químicas?

- Para Siria, hasta su adhesión a la OPAQ, es discutible si había un tabú ya que habían mantenido una capacidad. Así que si lo están usando ahora, entonces no refleja realmente un cambio en su actitud. Ciertamente, hay una gran cantidad de oprobio internacional sobre el uso de armas químicas en Siria, pero parecemos paralizados por lo que deberíamos hacer cuando somos testigos de la violación a alguien con lo que otros consideran que es tabú.

¿Qué debe hacerse para detener estos ataques?

- El conflicto se ha prolongado durante demasiado tiempo y ha causado gran dolor y sufrimiento para millones de personas. Se siente moralmente arbitrario sólo intervenir para detener los ataques de cloro en lugar de detener el conflicto. Es tentador querer que se adopte una mano más dura por parte de la comunidad internacional para obligar a todas las partes a desistir y hacer alto el fuego. No es sólo el gobierno sirio el que está acusado de utilizar armas químicas y debe haber un reconocimiento del desafío de abuso por parte de los otros protagonistas en el conflicto.

¿Cómo se desarrollará la situación en el futuro?

- Dada la amplia discusión de alegaciones contra Assad y su gobierno, se podría especular que no tienen nada que perder al seguir usando cualquier táctica que sientan como útil. Mientras que estos métodos demuestren ser útiles para ellos, sospecho que continuarán utilizándolos, tal vez reduciendo su uso de vez en cuando, cuándo les llame la atención. Una vez más, sin embargo, el uso de cloro, por terrible que sea, es sólo una de una serie de terribles atrocidades que han sido reportados desde Siria. El ataque indiscriminado contra civiles y otros crímenes de guerra más “convencionales” es probable que continúe y empeore a medida que las partes se esfuercen por recuperar territorio.