Solo tres de los ocho candidatos a la Presidencia de la República Dominicana presentaron un programa o plan de gobierno con una visión estratégica y con un conjunto de políticas públicas claras organizadas en ejes de prioridad y por temas para el periodo 2016-2020.

Así lo revela un informe elaborado por el Observatorio Ciudadano del Mercado de Trabajo que examina las propuestas de los candidatos a la Presidencia de las elecciones de este 15 de mayo.

Según el documento, solo los candidatos del Partido de la Liberación Dominican (PLD), Danilo Medina, del Partido Revolucionario Moderno, Luis Abinader, y de la Alianza por la Democracia (APD), Minou Tavárez Mirabal, presentaron propuestas de ese tipo durante la campaña.

Además, sólo el programa de Abinader contiene, y sólo parcialmente, propuestas concretas sobre la fiscalidad que sustentaría dichas políticas, con estimaciones de presupuesto por programa.

En general, los candidatos otorgan una alta ponderación al problema del desempleo, tanto en el diagnóstico de los problemas de la sociedad, como en las propuestas de políticas y promesas electorales presentadas a los electores.

Todos los candidatos coinciden en que el empleo es la principal vía para la reducción de la pobreza y la desigualdad económica y social y, por tanto, debe ser uno de los principales ejes de las políticas públicas.

La generación de empleo, principalmente para jóvenes, mujeres y discapacitados, el apoyo a Mipymes y la reducción del desempleo son las ofertas electorales más promovidas por los candidatos.

También ocupan un lugar destacado dentro del conjunto de propuestas de los tres candidatos la mejora de los salarios generales o para grupos específicos, como policías, maestros y empleados públicos, así como el aumento de la formación para el empleo, y la cobertura de la seguridad social en salud y pensiones.

Pese a las diferencias significativas entre los candidatos sobre el diagnóstico y apreciación del impacto distributivo del crecimiento económico y las políticas sociales, sobre los actuales niveles de bienestar y pobreza, así como sobre la magnitud y gravedad de los problemas del mercado laboral, las líneas de acción que proponen los aspirantes son similares.

No obstante, las propuestas sobre el mercado de trabajo no están articuladas en una perspectiva integral y no tocan temas de orden crucial para mejorar el funcionamiento de dicho mercado.

Sólo el candidato de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, se compromete a reformar el Código de Trabajo, "para garantizar que los trabajadores no sean explotados por sus representantes legales en sus reclamaciones a las empresas", y plantea ajustar las indemnizaciones laborales al carácter de las empresas, con el objetivo de evitar el cierre de empresas y pérdidas de empleos, en especial, en el sector de las Mipymes".

Además, solo la coalición de pequeños partidos que sustenta la candidatura de Minou Tavárez ha presentado propuestas de cambio a la actual institucionalidad laboral, como son la integración del Ministerio de Trabajo en el Gabinete Económico del Gobierno, su conversión en Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y el fortalecimiento de la Comisión Nacional de Empleo.