Las cerca de mil entradas disponibles para ver al cantante británico Sting en la reapertura de la sala parisina Bataclan un año después de los ataques yihadistas se han agotado en menos de una hora.

Será el primer concierto que se celebre allí tras los atentados del pasado 13 de noviembre, que se cobraron 130 víctimas mortales en distintas partes de la capital francesa, 90 de ellas solo en esa mítica sala de conciertos, que desde entonces se encuentra cerrada al público.

El concierto fue anunciado por el propio Sting el pasado día 4 y la venta de entradas comenzó el lunes a las 10:00 hora local.

Los familiares de las víctimas tendrán entradas reservadas para esta actuación o cualquier otra que elijan.

Los beneficios del concierto, según precisó el cantante en su página web, irán dirigidos a las ONG Life for Paris y 13 Novembre: Fraternité Verité, ambas en ayuda a las víctimas de esos atentados.