A sus 24 años, un joven con VIH denunciará penalmente a su padre por haberlo infectado, esperando matarlo. Más de dos décadas después se realiza el juicio.