El piloto alemán Nico Rosberg, subcampeón de Fórmula 1, rechazó cualquier irregularidad en su contrato con la escudería Mercedes en contra de lo que revelan las filtraciones de los llamados “Papeles de Panamá”.

A través de un comunicado de su abogado Christian Schertz que recoge este miércoles el diario Süddeutsche Zeitung, el piloto sí confirma la existencia de una empresa inscrita en las Islas Vírgenes Británicas.

El letrado cita “cuestiones de responsabilidad jurídica y la posibilidad de actuar al nivel internacional” para justificar la relación del piloto con esa empresa, pero niega que tenga nada que ver con “asuntos fiscales”.

El comunicado agrega que el piloto “en términos fiscales ha actuado correctamente en todos los aspectos” y asegura que todas los retribuciones por parte de la escudería Mercedes se “pagan directamente a Mónaco”, residencia fiscal de Rosberg.

En este sentido, el abogado asegura que no hay lugar para hablar de una posible infracción por parte del piloto.

“Nuestro sistema de gestión de cumplimiento está definido en función de los riesgos y, en relación con nuestros socios y a nuestras actividades, no hemos registrado anomalías”, señaló por su parte el consorcio Daimler, propietario de la escudería Mercedes.