La Dirección del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) subió a 24 el número de provincias en alerta, diez de ellas en nivel rojo debido a los efectos del Huracán Matthew, categoría 4, cuyo centro está a unos 500 kilómetros al sur/suroeste de cabo Beata, provincia de Pedernales.

Otras 14 provincias están en alerta, cuatro en nivel amarillo y otras diez en nivel verde, informó la institución en un comunicado.

Así, la alerta se dispone desde Isla Saona hasta Pedernales por posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra, ante la previsión de un incremento de las lluvias sobre el país, debido a los campos nubosos asociados al fenómeno meteorológico.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) informó en su último boletín que el Huracán ha reiniciado su movimiento hacia el noroeste, aunque un poco lento, y comenzara a responder a las trayectorias previstas en las corridas anteriores de los modelos numéricos de predicción.

Es probable que el centro de Matthew se coloque a unos 350 kilómetros al oeste de Pedernales, cuando este cerca al este de Jamaica, momento en el que podrían sentirse vientos sostenidos o en ráfagas 50 y 60 kilómetros por hora sobre Pedernales, Barahona y toda la franja fronteriza del territorio dominicano.

El COE decretó nivel rojo de alerta para las provincias de Azua, San José de Ocoa, San Juan de la Maguana, Pedernales, Barahona, Independencia, Dajabón, Monte Cristi, Bahoruco y Elías Piña.

Permanecen en alerta amarilla las provincias de San Cristóbal, Peravia, el Gran Santo Domingo y Santiago Rodriguez, mientras que se decretó nivel verde para Monte Plata, Sánchez Ramírez, Monseñor Noel, La Vega, Santiago de los Caballeros, Mao, Valverde, Puerto Plata, Espaillat, Duarte y María Trinidad Sánchez.

Los modelos numéricos relacionados con los acumulados de lluvias en 48 horas pueden alcanzar hasta 500 milímetros o más en la estructura compacta de nubosidad del ciclón tropical.

En cuanto a las condiciones marítimas, se esperan olas entre 10 y 12 pies en la costa Caribeña y de 6 a 9 pies en la costa Atlántica.

De este modo, se prohíbe el uso de las playas y los deportes acuáticos en todas las costas del país y Todas las embarcaciones deben permanecer en puerto debido a vientos y olas anormales, en todo el litoral dominicano.

Los vientos huracanados del ciclón se dejan sentir en un radio de 45 kilómetros desde su centro, y los de fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 335 kilómetros.

El Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, instruyo a los directores de los Organismos de Protección Civil, a implementar cuanta medidas sean necesarias para salvar vida, bienes y propiedades.