Rafael Suberví Bonilla retornó este martes al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) junto a un nutrido grupo que abandonó el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y fue recibido en un masivo acto celebrado en la sede de la organización.

La cúpula perredeista, encabezada por Miguel Vargas Maldonado, le dio la bienvenida y reconoció sus aportes por largo tiempo y en distintas circunstancias tanto a la entidad como a la comunidad capitaleña.

Vargas Maldonado elogió la entrega de Suberví no solamente en el trabajo político sino también en las relaciones con sus compañeros perredeistas y se manifestó confiado en la contribución que brindará en el actual proceso electoral.

Exhortó a Suberví a incorporarse de inmediato a "trabajar con entusiasmo, con dedicación y amor a nuestro pueblo" y reiteró que "las puertas del PRD están abiertas para todos los dominicanos que coincidan en lo que debe ser la acción política en procura del bienestar del pueblo dominicano".

Al grupo de renunciantes del PRM, liderado por Suberví, también se incluyó a Tomás Hernández Alberto, Carlos Álvarez Guzmán y José Juan Zapata, el líder perredeísta dijo: "lo recibimos con los brazos abiertos para compartir con ellos las tareas de dirigir este partido y aprovechar su experiencia y dedicación".

Suberví, quien fue ministro de Turismo, diputado y síndico del Distrito Nacional, pronunció un discurso de quince minutos que fue transmitido en vivo por televisión.

Hizo un amplio recuento de las razones que llevaron a un grupo a "tomar la difícil decisión de abandonar nuestra casa de toda la vida animados por la ilusión de formar y fortalecer una institución política que velara realmente por los derechos democráticos que nos permitiera un ejercicio plural y participativo que reflejara en la práctica los intereses de las mayorías"

Justificó la renuncia del PRM diciendo que "fueron vulnerados nuestros derechos y el derecho de decenas de compañeros con genuinas aspiraciones electivas, nos vimos compelidos a abandonar un proyecto al que ayudamos a gestar y tratar de estructurar sólidamente".

"Fuimos decepcionados porque las razones que le dieron origen fueron subordinadas por la prevalencia de intereses personales. El tiempo ha demostrado que en el PRM no hay voluntad firme de cambiar la forma de hacer política y los aspirantes a posiciones electivas permanecen entrampados en un modelo de dirección personalista", sostuvo.

Llamó a sus "compañeros perredeistas de corazón que por diversas circunstancias se encuentran hoy en otros partidos, a que regresen en masa al PRD".