Tras una reunión de alto nivel celebrada ayer en el Palacio Nacional, el Gobierno decidió suspender la docencia en las escuelas públicas y privadas en el Distrito Nacional y las 24 provincias que se encuentran en alerta roja y amarilla, ante los posibles efectos del huracán “Matthew”.

Dicho de otra manera, solo habrá clases en Hermanas Mirabal, Samaná, El Seibo, Hato Mayor, La Altagracia, La Romana y San Pedro de Macorís. En el resto del país no habrá.

A la suspensión también se sumó la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en las localidades incluidas en los dos niveles más altos de alerta, incluyendo su sede central en la capital.

El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, encabezó ayer una reunión con los organismos y agencias del Gobierno por el huracán “Matthew”, para acordar las medias a tomar por los daños que este fenómeno pueda ocasionar.

“Ante los posibles efectos sobre el país de la Tormenta Tropical que atraviesa nuestro territorio, por instrucciones del presidente de la República, Danilo Medina, el Gobierno ha adoptado desde la semana pasada medidas preventivas para salvar vidas y proteger las propiedades de los dominicanos, sobre todo priorizando aquellas zonas del país que están en alerta roja”, dijo Montalvo.

Medida tomadas

Destacó que se espera que en las provincias más vulnerables se desplacen hasta 50 mil personas a las viviendas de familiares, a los albergues con que cuenta el Estado.

En este sentido, manifestó que desde hace días la Defensa Civil ha contactado a los vecinos, alcaldes y gobernadores, lo que significa que las instituciones ya están en el terreno interactuando con la gente para organizar debidamente esta evacuación.

De igual manera un total de 3,261 albergues con capacidad para más de 825 mil personas, ya están siendo preparados por Defensa Civil, indicó.

A las áreas en alerta roja ya se están trasladando 25,000 raciones de comida y se han hecho llegar 12 cocinas móviles a las áreas más vulnerables.

El Ministerio de Salud, el Ministerio de Obras Públicas, las fuerzas de seguridad, tanto Fuerzas Armadas como Policía Nacional, están también desplegadas, para garantizar la protección de la población y de sus bienes en las áreas en alerta roja.