El Consejo del Poder Judicial (CPJ) suspendió provisionalmente de sus funciones a la jueza de la Oficina de Atención Permanente de La Romana, Aristilda Mercedes Rodríguez, quien ordenó la libertad de cinco venezolanos detenidos en marzo tras introducir al país 349 paquetes de droga.

La decisión fue adoptada en una sesión del CPJ celebrada este lunes con el voto favorable del presidente del Consejo y de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán, así como de los demás miembros de ese órgano, Víctor José Castellanos Estrella, Estanislao Radhamés Rodríguez y Fernando Fernández Cruz.

Además de disponer la suspensión provisional de la jueza, el CPJ instruyó a su inspectoría general concluir a la menor brevedad posible el proceso de investigación que se lleva a cabo contra Rodríguez tras disponer la libertad de los venezolanos Carlos Justiniano, Jorge Henríquez, Gregory Frías, Geraldo Díaz y Jean Carlos Díaz.

Para dar seguimiento al caso, el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito se reunió con la fiscal de La Romana, Reina Yaniris Rodríguez, para tratar las estrategias a seguir en el proceso de sometimiento a la Justicia y solicitud de medidas de coerción.

El procurador general detalló que ambos analizaron el caso de manera “exhaustiva”.

“Revisamos todo el caso de La Romana relativo al avión y la droga incautada”, manifestó tras destacar que diseñaron la estrategia a seguir con un fin muy claro de impedir que esas personas salgan en libertad, según una nota de prensa.

Domínguez Brito indicó que el Ministerio Público buscará que sean condenados y tratará de obtener la mayor cantidad posible de información a los fines de determinar de quién era la droga y hacia dónde iba, así como establecer cuál era su destino y los cómplices del grupo.

Los cinco encartados se encuentran y estarán  bajo arresto policial mientras se conozca la revisión de la medida de coerción de libertad pura y simple que le fue otorgada por la jueza del Juzgado de Atención Permanente de La Romana, medida que generó todo un escándalo.