¿Qué es la familia? Con el paso de los años ¿ha cambiado en algo el concepto?

La familia como forma de agrupación se estudia desde la antropología del parentesco. Antropólogos de distintas sociedades analizan los cambios culturales y entre ellos los cambios que ha ido sufriendo la familia y la diversidad existente en su estructuración según el tipo de sociedad o grupo social.

La familia ha dejado de ser una estructura únicamente consanguínea porque ha cambiado, y se convierte hoy en el grupo formado por las personas que conviven en un mismo espacio de residencia entre las que puede haber o no relaciones consanguíneas y distintas generaciones.

De ahí que no es posible seguir aferrados a un concepto de familia manejado desde las relaciones consanguíneas-biológicas sino que debe abrirse a las distintas relaciones que existen en esta estructura que tiene como eje principal, la convivencia en un espacio de residencia.

La antropología del parentesco establece claramente el cuestionamiento a estructuras familiares únicas y universales. En el planteamiento de Levi-Strauss se identifica claramente una ruptura con la universalización de la cultura y el establecimiento de las diferencias que son relativas a cada cultura, a cada sociedad. No es posible hablar entonces de familia-modelo o familias ideales” como se le atribuye a la familia nuclear porque es una pretensión que rompe con la misma naturaleza de las familias que son totalmente diversas.

¿Puede la familia potenciar cambios sociales?

La familia puede convertirse en un espacio de convivencia y aprendizaje para el cambio social. Para ello las personas adultas que dirigen las familias (sean o no padres o madres) deben generar una convivencia abierta y democrática donde todas las personas que la forman tienen iguales derechos y se le respeta sus opiniones y divergencias. La familia puede potenciar el cambio social si en ella se rompe con las brechas generacionales, las discriminaciones sociales basadas en el racismo, en el machismo y hacia las personas según su opción sexual y cultural.

En los últimos años se debate mucho en República Dominicana sobre la conformación de familia ¿Quiénes la integran? En esta pregunta entra un poco el tema de las orientaciones sexuales y los lazos afectivos.

La familia la integran quienes conviven en un mismo espacio de residencia, por tanto existen diversos tipos y estructuras familiares.

Así tenemos en nuestro país:

• Familias nucleares formadas por parejas heterosexuales que conviven con hijos e hijas de la pareja o de uno de los dos.

• Familias monoparentales formadas por la madre y sus hijos/as o el padre y sus hijos/as.
• Familias extensas formadas por abuelas-tíos-nietos-sobrinos.

• Familias homoparentales formadas por parejas homosexuales o lesbianas que conviven con hijos e hijas de una de las dos personas o hijos/as de crianza.

• Familias ampliadas formadas por personas entre las que no hay vínculos consanguíneos que han criado niños/as por ser padrinos o porque se los “regalaron” o formadas por personas adultas que tienen acuerdos de convivencia entre sí.

• Familias unipersonales formadas por personas que viven solas.

¿Cuáles son los problemas que amenazan el bienestar de la familia dominicana actualmente?

La familia dominicana siempre ha tenido problemas, no estamos en una situación en la que la familia ha estado “bien” y ahora está amenazada. En nuestro país desde la colonización existe la violencia de género y la violencia contra niños y niñas por parte de padres/madres, ese es un problema que ha estado presente en nuestras familias por cientos de años.

Es precisamente en el seno de la familia nuclear formada por la pareja heterosexual y sus hijos/as donde es más frecuente la violencia de género y los feminicidios se generan en ese escenario. Así que este tipo de familia no es la familia “ideal”, la familia “ideal” no existe.

En la actualidad estos problemas continúan afectando a la familia porque no hay conciencia de derechos de la niñez y adolescencia ni de equidad de género. El machismo es uno de los grandes problemas que amenaza el bienestar de la familia porque genera violencia de género, feminicidios y paternidad irresponsable, este último con grandes secuelas históricas.

La figura materna y paterna ¿qué tan importante es en el desarrollo de un niño?

La figura materna y paterna es importante en el desarrollo del niño siempre y cuando representen relaciones afectivas y armónicas. Una figura paterna o materna que esté físicamente presente pero afectivamente ausente es mucho peor que una figura paterna o materna que esté físicamente ausente y afectivamente presente.

Las necesidades afectivas y comunicacionales que tienen niños, niñas y adolescentes en su desarrollo han sido muchas veces ofrecidas con mayor fuerza y efectividad por personas que asumen su crianza aun no siendo sus padres o madres consanguíneos.