En medio del acto festivo que constituyó la inauguración del complejo habitacional denominado la Nueva Barquita, el presidente Danilo Medina anunció ayer que las familias de La Barquita Norte también tienen cabida allí, además de las 1,600 familias que, según se había anunciado, serán trasladadas desde la Barquita Este, de Santo Domingo Este.

Ahora se sumarán 98 familias del otro lado, reveló en el acto el mandatario. “Aquí están los nombres y apellidos de 98 familias que serán trasladadas, ni un más ni uno menos”, advirtió Medina, quien dijo que no quiere “que aparezcan ahora los vivos” del lugar a decir que quieren apartamentos.

“Su garantía es el presidente de la junta de vecinos”, insistió.

Aclaró que, con base en un censo hecho hace dos años, la población seleccionada es la que vive seis metros hacia abajo, con respecto al nivel del río. De seis metros hacia arriba no están incluidos en este etapa.

Prometió que en los próximos días anunciará el nuevo proyecto que emprenderá el gobierno, para habitantes de los alrededores del Ozama.

El domingo pasado, moradores de La Barquita, en el lado de Sabana Perdida, mostraron a Metro su frustración por quedar fuera del proyecto, debido a que las 1,600 familias escogidas para la mudanza pertenecen a La Barquita Este. Expresaron que, de ese lado del caudaloso Ozama, ellos viven las mismas calamidades.  

Medina encabezó un acto en el que estuvieron presentes representantes cuminitarios, funcionarios gubernamentales, el empresario José Miguel González Cuadra, coordinador de la unidad ejecutora; el padre Gregorio Alegría, miembros del patronato designado para el mantenimiento de la ciudad; el nuncio apostólico Jude Thaddeus Okolo y otras personalidades, quienes disfrutaron de la presentación de figuras artísticas.

A los seleccionados, “este Gobierno les pide una sola cosa, responsabilidad”, dijo a les exhortó Medina, al encargarles que cuiden los inmuebles y los servicios asegurados en la Nueva Barquita.