Transporte. Los tapones que parecen cada día mayores en el Gran Santo Domingo involucran 1,4 millones de vehículos.

¿Cuántos de nosotros no quisimos ser Supermán o la Mujer Maravilla en algún momento de nuestra niñez? Seguro que muchos tuvimos esa fantasía, y es probable que aún en la adultez, una gran cantidad de personas continúen con la ilusión de obtener el súper poder de volar, motivado por los agobiantes tapones que día tras día “enredan” las calles del Gran Santo Domingo.


El sol que golpea los cristales, a veces sin acondicionador de aire, y la desesperación por llegar al lugar de destino hacen que las bocinas de los vehículos sean activadas, cual si fueran una orquesta sinfónica desafinada, mientras el silbato y las señas de los Amets pasan inadvertidos.


Aunque toda la Zona Metropolitana se conviernte cada día en una maraña de rutas de tránsito, hay vías y esquinas que se convierten en dolor de cabeza de conductores y de las autoridades, que se han vuelto creativas cerrando cruces y creando corredores, para agilizar la circulación. Uno de ellos es el corredor París, para reducir el paso de la Avenida 27 de Febrero hasta Santo Domingo Este, desde el Elevado de la 27, cruzando el puente Juan Pablo Duarte.


Según el boletín Estadístico del Parque Vehicular en la República Dominicana publicado por la Dirección General de Impuestos Internos, al 31 de diciembre de 2014, la cantidad de vehículos ascendió a tres millones 398 mil 662 unidades, registrándose 182,889 vehículos de nuevo ingreso respecto al 2013, equivalente a un 5.7% . De este total, 53.1% son motocicletas y el 21.8% corresponde a automóviles.


La mayor parte de los vehículos se encuentra en el Distrito Nacional, con 27.3%, y la provincia Santo Domingo, con 16.1%. Esto significa que por las calles del Gran Santo Domingo circulan a diario al menos el 43.35% de las unidades vehiculares del país. Esta proporción representa un millón 473 mil vehículos.


Sin embargo, este dato parte del registro de los contribuyentes que tiene estos aparatos a su nombre, lo que hace suponer que el tránsito es mucho mayor, si se suman las unidades del tránsito interurbano que entran de las provincias y la visita diarias de residentes de zonas aledañas, como San Cristóbal, con una gran cantidad de trabajadores que se desplazan a diario hacia la capital.
Según el vocero de la Autoridad Metropolitana de Transporte, Diego Pesqueira, las vías más concurridas son las avenidas John F. Kennedy, 27 de Febrero, Winston Churchill y Abraham Lincoln, en el centro de la ciudad, mientras que en Santo Domingo Este las más transitadas son la San Vicente de Paúl, la carretera Mella y la Charles de Gaulle.


Pesqueira destaca que en el municipio Santo Domingo Norte la vía más utilizada, y donde se observan mayores taponamientos, sobre todo en “horas pico” es la Hermana Mirabal. El vocero de la entidad encargada de regular el tránsito destacó que las calles, carreteras y avenidas con mayor flujo de vehículos varían en torno a las horas, días de la semana, entre otros factores. Resaltó que la entidad está implementando en el país el corredor Kennedy y el corredor París, a fin de viabilizar el tránsito y evitar las largas filas de vehículos, además de la utilización de los agentes en las intersecciones más frecuentadas.