Pasar con buenas notas fue el primero de los objetivos que ayer, primer día de clases, enlistaron los  niños que asistieron a las aulas para comenzar un nuevo año escolar.

Mientras los más pequeños de la casa sueñan con altas calificaciones y se alegran de este regreso a clases, que más bien significa para ellos un reencuentro entre amiguitos, profesores y padres difieren sobre las interrogantes: ¿En quién recae la mayor responsabilidad de la enseñanza? ¿En padres o profesores?

La gran problemática del sistema educativo es la falta de responsabilidad de los padres en el proceso de aprendizaje de los pequeños. Así lo aseguran profesores de diferentes escuelas quienes afirman que los padres han dejado a los maestros la tarea de educar a sus hijos.

La directora de la Escuela Básica República de Nicaragua, Rita Figuereo, ve la necesidad de concientizar a los padres a cerca de su papel. “Realmente ahí es que tenemos la debilidad. Los padres no están a la mano con los maestros; por más que les exigimos hay mucha dejadez”, cuestiona.

“Los padres les han dejado esa tarea a los profesores. Muchos no tienen la conciencia plena de que son los verdaderos responsables de la educación de sus hijos. Mientras no haya una conciencia plena del rol que debe desempeñar cada quien en la educación no vamos a tener una calidad al 100% en la enseñanza de los muchachos”, enfatiza Figuereo.

“Este primer día de clases ha sido excelente; con relación a los años anteriores la asistencia ha sido buena. Realmente no ha sido el total de lo que esperábamos pero esta cifra significa que ya de mañana en adelante se van a incorporar los niños que faltan”, expresa Rossemerys Romero, coordinadora del nivel primario de la citada institución, quien coincide con Figuereo en la importancia del acompañamiento de los padres en la formación de sus hijos.

“Hay que trabajar urgentemente a las familias. Muchos de los padres –no voy a decir todos, pero sí la mayoría– traen a los niños a la escuela como un gran desahogo. Se van y no dan ese apoyo que se necesita para que el proceso enseñanza-aprendizaje pueda ser viable”, subraya.

La educadora también se refiere a que los padres les dicen a los hijos “en la escuela no te están educando”, algo que critica. “Tenemos que saber que la escuela trabaja con los padres a la cabeza (…) Nosotros, como maestros, estamos desarrollando nuestro rol y haciendo nuestra parte, pero los padres están siendo muy permisivos”, critica Romero, en sintonía con los planteamientos de su directora.  

En la Escuela Básica República de Nicaragua la asistencia fue positiva con respecto a años anteriores, según Figuereo. Cuenta que este año de los 382 estudiantes de primaria en horario matutino asistieron 182. Destaca que, por ejemplo, el año pasado el primer día de clases solo acudieron alrededor de 100 estudiantes.

A la Escuela República Dominicana, ubicada en el sector Villa Juana, asistieron 800 estudiantes de un total de 1,402 inscritos.

Los padres se defienden y hablan de sus preferencias por las escuelas privadas

La señora Ángela Calderón, madre de un niño que actualmente cursa el primero de básica, tiene una opinión diferente.

“No coincido con eso de que los padres les han dejado la educación de los hijos a los profesores. Nosotros tenemos una gran labor y una gran tarea. Quizá habrá padres que delegan en los profesores pero no todos. El padre responsable no delega la educación de sus hijos solo en los profesores. Claro que no”, argumenta Calderón, quien invirtió cerca de 20,000 pesos por la inscripción y el pago del primer mes de su hijo en el Colegio Claret, además de 15,000 pesos en útiles y uniformes escolares.

Para José Silva, quien tiene tres hijos de ocho, seis y cuatro años, “la educación de los hijos es algo integral. Tienen que ver tanto la familia como los profesores. Ellos les dan los conocimientos teóricos de las materias pero en realidad la familia tiene que involucrarse al 100%”.

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de inscribir a su hijo en una escuela pública, Silva reafirma su preferencia por los centros educativos privados.

“Tengo muy mala referencia de las escuelas públicas. La educación pública todavía no es muy buena. Sé que se están haciendo esfuerzos para mejorarla, pero todavía es deficiente”.

En esa misma dirección van las declaraciones de Héctor Sánchez, quien resalta que “hay buenos centros educativos públicos, pero no son la mayoría”.

Calderón tiene una visión más positiva de la educación manejada desde el Estado.“Podría valer la pena poner a un niño en escuela pública si se sigue reforzando lo que es al adiestramiento del profesorado. Con la tanda extendida, claro que favorece muchísimo a los padres, sobre todo los que trabajan”.

Lo que le falta a la educación dominicana

Dos de los tres padres entrevistados consideran que a la educación dominicana le falta involucrar más los elementos tecnológicos. “El mundo de hoy ha cambiado muy rápido y los muchachos están muy inclinados hacia la tecnología.

Los colegios se han quedado un poquito rezagados en esa parte”, sugiere Sánchez.

Expresa también que “como los muchachos tienen tanto interés en el tema de la tecnología y le dedican tanto tiempo, la escuela debe buscar la forma de vincular los métodos de enseñanza a las nuevas tecnologías: los celulares, las laptops, las tabletas”.

Nuevos cambios para este año escolar

La coordinadora del nivel básico de la Escuela República Dominicana valora las acciones que el Gobierno anunció para este nuevo año escolar. Califica como “muy positiva la sustitución de las pruebas nacionales por las pruebas diagnósticas, porque los niños no tienen ese temor ni esa presión psicológica.
“No era que ellos no estuvieran capacitados, porque han aprobado muy bien las pruebas, sino que era una presión”, comenta.

En cuanto al cambio del séptimo y octavo grado de básica por primer y segundo nivel del bachillerato, considera que el cambio representa avances tomando en cuenta que los libros abarcarán más temas, como en el caso de sociales, que además de acontecimientos nacionales incluirá contenidos internacionales.

El presidente Danilo Medina, en su juramentación, dijo que en este cuatreño habrá menos construcción de escuelas y más calidad. Padres y profesores ya se mantienen atentos a esta nueva promesa.

Responsabilidad de todos

“La educación de los hijos es algo integral. Tienen que ver tanto la familia como los profesores”. José Silva, padre.

Difiere

“No coincido con eso; el padre responsable no delega la educación de sus hijos solo en los profesores. Claro que no”. Ángela Calderón, madre.

Excepciones

“Hay una parte de la población que lo ha hecho así –dejar la educación de hijos a profesores-. Es un compromiso de la familia”. Héctor Sánchez, padre.

Rol de los padres

“Los padres no están a la mano con los maestros. Por más que les exigimos hay mucha dejadez”. Rita Figuereo de Pérez, directora de la Escuela República de Nicaragua.

Concientizar a las familias

“Muchos padres no dan ese apoyo que se necesita para que el proceso enseñanza-aprendizaje del niño pueda ser viable”. Rossemerys Romero, Coordinadora del nivel primario de la Escuela República Dominicana.