Los taxistas de la ciudad brasileña de Sao Paulo, la más grande de Sudamérica, protestaron durante la mañana de ayer contra el decreto aprobado el martes por el alcalde de la ciudad, Fernando Haddad, que permite el uso de aplicaciones de celular para transportarse, como la firma estadounidense Uber.

Las aplicaciones de este tipo estaban prohibidas desde septiembre de 2015, y funcionaban amparadas en medidas cautelares provisionales.

Pero este martes, Haddasdanunció que desde ayer funcionarían de forma legal, argumentando que la flota de taxis de la ciudad es poca para la demanda existente.

Es por esto que ayer decenas de taxistas sacaron sus autos y bloquearon no solo las principales calles de la ciudad, sino que también la salida de la alcaldía.