Lanzado el 6 de marzo de 2009 y llamado así en honor al matemático alemán Johannes Kepler (1571-1630), este telescopio extremadamente potente que mide 4,7 metros de largo y 2,7 de ancho y pesa poco más de una tonelada busca planetas donde, como en la Tierra, la vida sería posible.

¿Cómo funciona?

El aparato apunta constantemente a un solo grupo de 150,000 estrellas, en las constelaciones de Cygnus y Lyra, en la Vía Láctea. Detecta los planetas mediante la observación de una disminución transitoria del brillo de las estrellas que vigila. Cuando un planeta pasa por delante de su estrella, como Mercurio lo hizo delante del Sol el lunes, por ejemplo, la luz que nos llega de la estrella disminuye ligeramente. Kepler puede captar incluso muy sutiles variaciones de brillo que dan información sobre la presencia de un planeta.

El telescopio es tan poderoso que si apuntara hacia la Tierra podría notar en una pequeña ciudad, por la noche, el cambio de brillo cuando alguien enciende la luz en la entrada de su casa.

La cámara fotográfica más grande en el espacio

Para observar las estrellas que vigila, Kepler dispone de una lente frontal de 1,4 metros de diámetro, colocada delante de sensores digitales, de modo parecido a una cámara fotográfica. Estos sensores acoplados entre sí hacen que Kepler cuente con una superficie sensible de 95 millones de píxeles, lo que lo convierte en la cámara fotográfica más grande jamás lanzada al espacio.

Al borde de la catástrofe

La maravilla tecnológica es que Kepler ya ha fallado... ¡y dos veces! En la primera, dos de las cuatro “ruedas” que permiten al telescopio apuntar a una dirección determinada en el espacio dejaron de funcionar, la primera en julio de 2012 y la segunda a principios de 2013. Los intentos de repararla fallaron, pero los investigadores de la Nasa lograron contener el problema. A partir de este desperfecto, sin embargo, la misión original del telescopio cambió, y ya no está apuntando al grupo de estrellas que observaba desde el principio sino que realiza campañas de observación en el marco de una misión bautizada como “K2”.

¿Qué ha descubierto hasta el momento?

De los casi 5,000 exoplanetas potenciales hallados hasta hoy, más de 3,200 han sido confirmados. Entre ellos, 2,325 fueron encontrados por Kepler.

En la última tanda de datos descifrados por la Nasa, se anunció el martes que el telescopio había identificado 4,302 posibles planetas.

Las observaciones han permitido también validar otros 984 exoplanetas que habían sido observados previamente por otros medios.

¿Cuanto durará la vida útil de este telescopio?

Lanzado en 2009, la misión original de Kepler debía durar tres años y medio, con una prolongación eventual por otros dos años. Desde su falla en 2013, el telescopio se utiliza como parte de la misión K2, prevista para extenderse hasta 2017 o 2018.