El Observatorio Político Dominicano (OPD), entidad adscrita a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), publicó la investigación “Los desafíos de políticas públicas para el cuatrienio 2016-2020”, que revela los principales retos que enfrentará el próximo gobierno que comienza formalmente este 16 de agosto.

El estudio examina los avances y desafíos en cinco aéreas fundamentales de políticas públicas previstas en la Estrategia Nacional de Desarrollo (END): agua potable y saneamiento, Pacto Educativo, salud y seguridad social, Pacto Eléctrico y Pacto Fiscal.

La investigación señala que los avances registrados en el cumplimiento del Pacto Educativo son significativos, tras la asignación del 4 % del PIB a la educación pública.

No obstante, Fanny Vargas, coordinadora de la Unidad de Políticas Públicas del OPD-Funglode, sostiene que el reto más difícil ha sido implementar el currículo efectivamente, ya que las deficiencias estructurales que impiden su adopción son grandes.

El estudio del OPD-Funglode también pone en perspectiva los principales problemas del sector eléctrico. Vargas plantea que las problemáticas relativas a este pacto giran en torno cuatro ejes: generación, transmisión, distribución y regulación.

Según el informe, la generación constituye el área más conflictiva de este pacto debido a que el 85 % de la energía depende del petróleo y derivados.

Vargas argumenta que el principal fracaso del sector eléctrico está en la distribución, caracterizada por las fuertes pérdidas técnicas y no técnicas que tienen las empresas distribuidoras (Edes).

La investigación advierte que el llamado a un pacto fiscal debe analizarse desde la óptica de las necesidades de ingresos del Gobierno, tomando en cuenta que la presión fiscal en el país es reducida.
Explica que para conseguir los ingresos necesarios, el Gobierno con frecuencia recurre a los llamados “paquetazos fiscales”.

El informe también agrega que el sector salud y seguridad social enfrenta importantes desafíos.

Para elevar la calidad de la atención es necesario aumentar de manera significativa el gasto público en salud y concentrarlo en disminuir las inequidades de acceso y recursos, apunta.

Por último, la investigación se refiere a la necesaria reforma del sector agua y saneamiento. Señala que el problema del agua es complejo y la necesidad de acción cada vez más evidente.