El diputado Luisín Jiménez denunció hoy un fraude en su contra en Santo Domingo Este, y advirtió de que tendrán que matarle antes de despojarle de su curul en la Cámara de Diputados, que en caso de perder, deberá abandonar el 16 de agosto.

"Una cosa es un fraude electoral que se ha hecho 200 veces en este país y la oposición y todo el mundo lo acepta, pero otra cosa es lo que ha sucedido aquí", afirmó el legislador frente a la sede de la Junta Central Electoral de la zona oriental, hasta donde se trasladó junto a seguidores para protestar en contra de lo que describió como un fraude.

Jiménez, del Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS), citó, por ejemplo, que en el Centro Educativo Rosa Duarte, en la mesa 1069 A, los 90 votos emitidos fueron contabilizados a un solo candidato, cuyo nombre no mencionó, a pesar de que aseguró tener informaciones de que seguidores votaron a favor de él en esa mesa.

"Eso se resuelve fácil. Solo hay que abrir la urna", dijo, e informó de que la noche de este martes llamó al juez Eddy Olivares, de la Junta Central Electoral (JCE) para ponerle al tanto de esa situación.

"Los que tuvieron valor para alterar esas actas que tengan el valor de matarnos. Soy un hombre decente, que paga impuestos y soy un legislador actual", dijo a la prensa.

Insistió en que el responsable de las irregularidades en su contra tendrá que quitarle la vida "porque yo no lo acepto".

"El que me ganó con fraude que no vaya al Congreso Nacional a sentarse en mi curul porque ese mismo día hay un funeral, el de él o el mío", aseguró Jiménez, visiblemente alterado.

Sin embargo, afirmó que si le demuestra que él perdió el aceptará los resultados, pero que, en este caso, no ha sido así.

"De otra manera no lo acepto, ni a Danilo Medina, ni a Luis Abinader ni al diablo".

Jiménez en uno de los tantos candidatos a cargos municipales y congresuales, que se presentaron hoy en la Junta Central Electoral del municipio Santo Domingo Este para denunciar supuestos fraudes en el escrutinio electoral.